La “Habitante” Que No Quieres…

Endometriosis

Hoy siento la necesidad de ponerme personal. ¡Si! De contarles una historia de mi “habitante. De una odiosa que vive conmigo desde hace muchos años. Nadie la invitó. Llegó y se quedó. Como llevamos varios meses conectando en las redes y ya los siento como familia, merecen conocer esta parte de la historia.  Hoy Misma les habla de “la habitante que no quieres”.

Desde hace ya 20 años fui diagnosticada con Endometriosis, condición que afecta 1 de cada 10 mujeres en edad reproductiva, alrededor del mundo. Para nosotras en los últimos años la endometriosis es un tema bastante común. Y es que cada vez son más las diagnosticadas. No porque antes no existiera, sino porque ahora se conoce más sobre ella y es más fácil de diagnosticar.

Endometriosis
1 de cada 10 mujeres de edad reproductiva en el mundo padece de endometriosis.

 

Brevemente identifiquemos a “la habitante”,  la endometriosis surge cuando el tejido del endometrio comienza a crecer en otros puntos del cuerpo: ovarios, intestino, vejiga, trompas de falopio, pulmones, riñones… Hasta en la piel. Los síntomas incluyen: dolor, por lo general en el abdomen, la espalda baja o áreas pélvicas, infertilidad, menstruaciones fuertes y calambres menstruales dolorosos. Algunas mujeres, no tienen ningún síntoma, en cuyo caso tener problemas para quedar embarazada puede ser la primera señal. No se conoce la causa de la endometriosis, aunque muchos estudios han detectado hasta factores genéticos. La cirugía, por lo general una laparoscopía, es hoy la única forma de estar seguro de que tienes o no endometriosis. ¿Y lo peor? No tiene cura. Aunque existen tratamientos y métodos que alivian los síntomas y mejoran la calidad de vida. La realidad es que una vez la endometriosis se aloja en tu cuerpo, se queda de por vida. Por eso es “la habitante que no quieres”.

Cuando yo era adolescente no se conocía nada de endometriosis. Siempre se nos veía como si teníamos dolor y no se podía ir a la escuela éramos una “changas”, “flojas”. Los médicos te decían que “cuando te cases se va a quitar”. ¡Como si el tener marido y tener relaciones sexuales te fuera a quitar el dolor! O peor, como si tener un bebé, te estira por dentro y se te abre no sé qué y se te va a quitar. ¡Chorro de ignorantes! Precisamente el problema mayor era que no podías concebir porque la endometriosis en la mayoría de las mujeres causa infertilidad.

Por años las que sufren de esta condición han tenido que aguantar la crítica, la burla y el menosprecio de familiares, esposos, amigos, compañeros de trabajo… ¿Y lo peor? Profesionales de la salud. ¿Sí? No hay peor cosa que ir donde un médico y que rompa a torcerte la boca y a virarte los ojos cuando hablas de un dolor que es real. Muy pocas personas realmente entienden que el dolor es incapacitante. Mucho menos, que existen mujeres que vivimos con dolor 24/7 y que, a pesar de eso, seguimos adelante con lo que queda de nuestras vidas. La endometriosis afecta el desempeño de muchas de nosotras y nuestra calidad de vida. Nos sentimos miserables. Literalmente miserables. Es una condición que, aunque no te mata (por sí sola) te drena y te hace sentir horrible.

Hoy, aunque hemos adelantado mucho, me atrevo a indicar que nos falta camino por recorrer en la investigación y la cura de esta condición que afecta millones de mujeres y sus familias en el mundo. Óyeme bien, la endometriosis JODE vidas, familias, matrimonios y a una comunidad completa. Porque cuando alguien de la familia tiene endometriosis toda la familia la tiene indirectamente. Todos se ven afectados en muchos aspectos. Nunca voy a olvidar un esposo que valientemente acompañó a su compañera a un grupo de apoyo para Pacientes de Endometriosis y él se presentó diciendo “Yo soy Carlos y ella es mi esposa Laura y nosotros tenemos endometriosis”. Aquellas palabras nos hicieron ponernos de pie a todas. Porque era cierto. Él también tenía endometriosis porque sufría con su pareja los embates de esta condición. Hace falta educación y detección temprana con nuestras jóvenes y adolescentes. La detección temprana puede salvar una vida, puede salvar un órgano vital del cuerpo de una mujer, puede prevenir la infertilidad.

Mi muy humilde resumen de mas de 20 años de ser diagnosticada: esto está cabròn. El dolor pélvico 24/7 es frustrante por demás. Cuatro cirugías, tres tratamientos hormonales con muchos efectos secundarios, no han logrado que esta compañera alojada en mi cuerpo haga tan siquiera el intento de irse y dejarme vivir en paz. Hago de cada día lo mejor. He tenido que aprender a ser fuerte y a vivir con ella. Pero jamás voy a aceptarla y a decirle que se quede en mi cuerpo. Viviremos en guerra por siempre. Me prepararé cada día para vencerla, algunas veces con mucha fuerza y empuje:; otras… con lágrimas en los ojos y el alma hecha pedazos.

Mil gracias a todo mi sistema de apoyo por estos años: mi familia, amigos, compañeros de trabajo y amigas que he conocido en la batalla. Si conoces una endoguerrera exprèsale tu cariño  y admiración siempre. Ella lo necesita.

Este mes de marzo es el mes de alerta mundial de endometriosis y el 31 de marzo de 2017, muchas mujeres, familiares y amigos salen a la calle vistiendo de color amarillo en señal de apoyo y alerta para la prevención de esta condición. Este año conecta con nosotras. Viste de color amarillo o usa un distintivo en apoyo. Compártelo con tus amigos y familiares y ayúdanos a ser voz. Si nos envías una foto a nuestra página de Facebook (la posteas o por inbox) la estaremos publicando. Queremos hacer ruido y que el mundo sepa que esta es la “habitante” con la que no queremos vivir.

Endometriosis
                         Si conoces una endoguerrera exprèsale tu cariño y admiración siempre. Ella lo necesita.

 

Apoyarnos y ser voz los unos por los otros es conectar.

Un abrazo a todas mis “endoguerreras”,

Misma

 

Para grupos de apoyo e información adicional en Puerto Rico:

*Fundación Puertorriqueña de Pacientes con Endometriosis

*Artículo porIdhaliz Flores Caldera:  Dolores Incomprendidos” :

 

Un Camino que Transforma

 

El Camino que Transforma
Francis Marizan y su hija captadas por el lente de Susanne Caamano Orozco en la Campaña Frases de Mujer.

“Difficult roads lead us to incredible transformations”. Unknown

La vida en ocasiones nos empuja a viajar por caminos inciertos y duros, que al final transforman nuestro ser para siempre. Este es un tema que llevaba tiempo quería tocar porque todos tenemos momentos en nuestras vidas donde las cosas son inciertas y donde en principio el mundo se nos va a abajo. El que más o el que menos, ha estado en esa situación una o varias veces. Y nuestra respuesta ante estos sucesos es un factor determinante entre sucumbir o salir más que exitoso; transformado.

Hoy quiero compartirles el gran regalo de una historia que conocí esta semana. La historia de Francis Marizan, llegó a mis manos por una amiga en común y ciertamente en ella pude ver que lo que para muchos puede ser una sentencia de muerte, para Francis fue el comienzo de una historia de transformación, bendición y motivación. Su historia me hace estar más orgullosa de ser mujer y me confirma que el amor es capaz de transformar todo. Pero más que nada, me hace estar más que orgullosa de cada una de mis cicatrices, las que se ven y las que llevo en mi interior.

Francis vive en Santo Domingo, República Dominicana y fue operada de cáncer de seno el 17 de marzo de 2014. Luego de haber pasado por cirugías y tratamientos. Este año ha decidido compartir su historia y celebrar su aniversario de vida de una forma súper distinta; gracias a la colaboración de su amiga la fotógrafa Susanne Caamano Orozco. El lente de Susanne fue testigo de la gran valentía de Francis, del gran amor que le une a su pequeña, que la mantuvo y la mantiene abrazada a la vida. He aquí su historia:

17 de marzo 2014 fue un día diferente. Ese día extirpaban mi seno izquierdo por padecer Cáncer de Mama del tipo XXX Negativo, Ductal Infiltrante, 1ra etapa. 12 sesiones de quimio después me daban de alta. ¡Estaba libre de Cáncer!! Hoy hace 3 años de ese día. 

Cuando @susfotosrd, mi amiga Susanne Caamano Orozco me llamó para proponerme hacer esta foto no lo pensé dos veces, aunque luego estaba dudosa por las críticas. Ella quería enviar un mensaje a todas aquellas personas que estuvieran pasando o habían padecido Cáncer o cualquier otra situación difícil.

Accedí porque mostrar mi cicatriz es símbolo de superación. Es símbolo de dejar atrás y seguir adelante. De que sí, es cierto, hubo. Y a veces hay temor. Pero debemos llenarnos de valor y sacar las fuerzas para sobrepasar situaciones que llegan a nuestra vida y nos deprimen; nos quitan la paz, en mi caso la enfermedad.

Hay que encontrar un motivo para seguir viviendo. ¿Cuál? Eso debes buscarlo tú en tu interior. Pero cualquiera que sea te dará la fortaleza que necesitas para sobrellevar enfermedades, crisis y demás situaciones.  Yo encontré esa fuerza en mi hija y por mí y por ella me dije “el Cáncer no me va a matar” y aquí estoy. 3 años después, viva y esperando seguir sana. Soy imperfecta. Con muchos defectos y cometiendo errores, sin un seno, pero viva. 

Sintiéndome muy mujer, nunca incompleta. Mostrándome como soy y asumiendo mis responsabilidades.

Mujer que eres como yo. Así quiero que te sientas. Amada, esperanzada, bendecida. Nunca echada de menos por no tener un seno; al contrario, debes sentirte llena de vida, porque esa cicatriz que tienes es lo que te mantiene florecida como la primavera que ahora llega. “Encuentra un motivo para seguir adelante. Eres fuente de vida.” 

¿Ahora entienden por qué no podía guardarme la historia de esta heroína? Es que simplemente entiendo que esa fuerza, valentía e inspiración tiene que ayudarnos a todas (os) a levantarnos y preguntarnos ¿cuál en nuestro motivo? ¿Cuál es tu motor en situaciones de crisis? ¿De dónde sale esa fuerza que ante lo duro que está el camino que tienes de frente te va a ayudar a resurgir y a transformar tu vida?


En ocasiones ese motivo son tus hijos, tu familia, tu trabajo, el legado que quieres dejar a otras generaciones, es tu fe, tu comunidad… Es algo muy particular. Esta semana te invitamos a que uses a Francis de “pie forzao” para buscar qué te mueve a continuar.  Agárrate de eso y camina esta jornada amarrada(o) a lo que te mueve.

Reconocer cuál es mi motivo y mi motor: es conectar.

Gracias Francis por ser voz y darnos el privilegio de poder compartir tu historia.¡BRAVO Guerrera!??  Si la historia de Francis te encantó tanto como a mí, compártela y riega la voz. 

Abrazos fuertes☀️,

Misma

 

* Susanne Caamano Orozco, es fotógrafo en Santo Domingo la encuentran en Instagram como @susfotosrd. La foto de Francis es parte de una campaña desarrollada por ella que se llama “Frases de Mujer” y que se encuentra en las redes bajo el hashtag: #frasesdemujer. En ella se destacan mujeres de distintos trasfondos, pero con historias increíbles. Síguela y haz que historias como esta trasciendan.

Eres Papa o Huevo

Eres Papa o Huevo
¿Papa o huevo? ¿Qué estás haciendo para balancear tu interior de manera que tengas reacciones suaves y consientes a las situaciones de tu entorno? ¿Qué estas haciendo para que tu interior no se vuelva duro con los golpes de la vida y las situaciones que te rodean?

Esta semana nos vamos cortitos, pero sustanciosos. Alguna vez te has hecho esta pregunta importantísima: ¿si me ponen al calor soy una papa o un huevo? ?  Sé que es una interrogante de muchos. En efecto, es la pregunta más importante que te has hecho en toda la vida. ¿Verdad? ?  Debes estar pensando: ahora sí que la perdimos. De aquí a siquiatría. Pero hablemos por partes. Me vas a entender. Paciencia mi querido saltamontes.

Una papa es dura, fuerte, hasta puedes golpear a alguien con ella cuando esta cruda y dejarle un recuerdo temporero (no cojas ideas lol) pero al someterla al calor cambia a blanda. Una textura suave y perfecta. El huevo, por el contrario, es delicado, blando y al pasar por el calor cambia de consistencia a duro. También lo puedes usar para tirarle a alguien con él y le vas a dejar un recuerdito chévere (esos tiempos…?) Ahora bien, ¿te estarás preguntando que tiene que ver eso con mi vida? ¡Pues mucho! O eres papa o eres huevo.

Los seres humanos debemos evolucionar y crecer emocionalmente. Y digo debemos, porque sabemos que no todo el mundo crece en este aspecto. El crecimiento emocional, distingue a un niño de un adulto. A mayor edad y experiencias en la vida nuestra forma de reaccionar a las situaciones y procesar nuestras emociones debe haber mejorado. En algunos casos maduramos emocionalmente a tal grado que cuando sentimos coraje, ira, frustración o tristeza (emociones negativas) lo canalizamos tan perfectamente que nuestra reacción es una balanceada, consiente y sin juicios. En otros casos, los famosos “golpes” de la vida sin las herramientas necesarias para canalizarlos hacen que nuestras reacciones sean duras, violentas e impulsivas con los demás y hasta con nosotros mismos.

Por tanto, siguiendo esa línea: nuestras emociones son la papa, nuestra conciencia interior madura para canalizar las emociones es el calor de la olla. Esas emociones negativas son transformadas con el tiempo en nuestro interior en algo blando y balanceado para los demás y para nosotros mismos.  De igual forma, si nuestras emociones son como el huevo (frágil, de poca consistencia) y las sometemos al calor de nuestro interior débil y sin herramientas para canalizarlas positivamente, el producto será una reacción dura y desproporcionada. Ambos alimentos son sometidos al calor y cambian de consistencia radical dependiendo del tiempo que le dediquemos. El punto es, ¿còmo quieres ser tú? ¿Papa o huevo? ¿Qué estás haciendo para balancear tu interior de manera que tengas reacciones suaves y consientes a las situaciones de tu entorno? ¿Qué estas haciendo para que tu interior no se vuelva duro con los golpes de la vida y las situaciones que te rodean?

Eres Papa o Huevo
Esta semana vamos a hacer un “reality check” y evaluar cómo estamos en nuestro interior (blandos o duros). Es momento de elaborar un plan para comenzar ese nuevo diseño interior o de ajustar el mismo para lograr ser mejores cada día.

Esta semana vamos a hacer un “reality check” y evaluar cómo estamos en nuestro interior (blandos o duros). Es momento de elaborar un plan para comenzar ese nuevo diseño interior o de ajustar el mismo para lograr ser mejores cada día. Aquí en nuestro blog hay muchas sugerencias que puedes utilizar. Seguimos trabajando juntos, porque quiero ser la mejor papa del mundo y ser papa es conectar.

Besitos☀️,

Misma

 

Recomendados para Repasar:

Escoger Tus Batallas Te Da Poder

Digiere Tus Emociones Como La Vaca

La Semilla

Vivir en Agradecimiento es Conectar

El Poder del Journaling

Las Muchachas

Las Muchachas
” Las mujeres estamos para habitar este mundo. Para regirlo y llenarlo de “ricura”. Para trascender.”

 

Todo el que me conoce sabe que vivo orgullosa de ser mujer. Y no es que sea una feminista de esas de “clavo pasao”, pero con el paso de los años he entendido que las mujeres estamos para habitar este mundo. Para regirlo y llenarlo de “ricura”. Para trascender. Y no me malinterpreten mis galanes; yo los amo a ustedes. Me encantan y sin ustedes la vida no tendría esa sazón divina. Pero ser mujer es lo que me enorgullece. De veras que eso no lo cambio. Es por eso que quiero dedicar un breve espacio a celebrar con orgullo Marzo: Mes de la Mujer. Y el 8 de marzo: Día Internacional de la Mujer Trabajadora. 

Y mis chicos, dirán: ¿y cuando es el día de nosotros? Pues todos los días al igual que nosotras. Lo que pasa es que ustedes han tenido muchas más oportunidades que nosotras en muchos aspectos. Ustedes tuvieron el privilegio de haber comenzado a dirigir este mundo. Mientras que nosotras, hemos tenido que luchar (y seguimos luchando) por nuestros derechos y lugar, al ser percibidas por algunos como el sexo débil. Claro que los tiempos han cambiado y cada vez somos mås las mujeres que estamos en posiciones prominentes y en todos los campos, pero nos falta mucho. Y es por eso, que hoy  quiero exaltar a tres “muchachas” (como se hacían llamar) que tuve la oportunidad de conocer en esta vida. Aquellas que me demostraron con su ejemplo lo que es ser una “mujer” con sus “pantysitas” bien puestas.

Mi abuela: Doña Maya, como todos la conocíamos, es sin duda una mujer que impactó mi vida desde siempre. Cuando tuve la oportunidad de conocer su historia de veras que aún más orgullosa estaba de haber formado parte de la estirpe de esa gran señora. Mi abuela vivió en la época donde la industria tabacalera era el mayor ingreso en muchas familias. Era la época donde muchos padres de familia tenían que decidir quién de los hijos iba a la escuela y quien trabajaba. A mi abuela le tocó trabajar. Nunca recibió instrucción escolar. Nunca aprendió a leer ni a escribir. Ella trabajaba fuerte en la industria del tabaco. Tenía que caminar muchísimo para poder llegar a su trabajo y regresar al hogar. En su época, no conocíamos de la explotación de menores ni del maltrato. Pero ciertamente, ahora que lo miro fríamente, ella estaba siendo explotada en esa fábrica para sacar a su familia adelante. También en un momento dado de su niñez tuvo que ser sometida a una cirugía de un ojo la cual terminó en una prótesis. En ese entonces, era muy duro. El ojo era de vidrio y por lo costoso que era todo no era la mejor apariencia. La pobre tuvo que cargar con la burla y la mofa de muchos. La gente decía que no se iba a casar. Aun así, eso nunca minó su capacidad de seguir adelante y ser la mujer más fuerte que jamás he conocido. Logró casarse con el amor de su vida y tener una familia donde todos fueron educados y se les inculcó que tenían que estudiar. Una mujer recta, de carácter fuerte a quien aunque no tuviera escolaridad, no le temblaba la mano cuando tenía que luchar por sus derechos o por los de los suyos. Doña Maya, se sabía el rosario completo con todo y letanías. Era la mejor rezando los rosarios de los difuntos del pueblo. Era la mejor cuidadora de enfermos del mundo.  Se sabía de memoria toda la liturgia de la misa y las canciones tradicionales. Cocinaba como los dioses y en su casa nunca faltaba comida para todo el que llegara. Era una mujer de avanzada. Muy adelantada a su época. A veces mis padres me regañaban y ella salía en mi defensa con apertura ante temas que no hubieran sido tolerados en su época. Sin embargo, ella crecía y se adaptaba a los nuevos tiempos. Con tantos tropiezos siempre logró levantar su familia, aun después de haber enviudado. Mi abuela me enseñó a luchar por lo que yo creía. Me enseñó lo importante que era estudiar para las personas de mi generación. Me enseñó a estar orgullosa de mis raíces, pero también a plantar y cosechar en otros lugares donde hubiera oportunidades. Aun cuando el Alzheimer le comía la mente y el alma, su espíritu de lucha no podía ser minado. Ella seguía batallando y peleando por lo que entendía que era correcto, pero a su vez guardaba su sentido del humor y su ternura. Jamás un “te amo loca” va a sonar más dulce que los de mi abuela cuando me lo decía. 

Mi Tía Mercedes: Era tía de mi abuela. Se suponía que era una tía lejana para mí. Pero era la más cercana que tuve en mi vida. Vivía con mi abuela. Fue la compañía de mi abuela desde que mi abuelo falleció. Peleaban que ni tienen idea, pero se adoraban. Realmente se adoraban. Ella era una mujer de mucha historia por contar. Vivió muchos años en Estados Unidos y sufrió los embates de una nación en guerra. Supo contarme cómo en tiempo de guerra el dinero no valía nada. Lo importante era lo que tú tenías para “el trueque”. Así sobrevivió una gran depresión económica. Remendaba y cocía uniformes de soldados. Siempre trabajadora y le encantaba vivir bien. De mi tía saqué el buen gusto por la comida, los dulces y las cosas “fashion”. Esa mujer hacía los desayunos más deliciosos del mundo.  Las cremas (cereales calientes), las tortillas y el mejor “sandwich” de jamón y queso del mundo. Me adoraba. Siempre me complacía en todo. Hablaba un inglés que me motivaba a aprender. Tenía un carácter también fuerte. Pero había sufrido mucho. Antes de morir me enteré que había sido maltratada por un marido que había tenido en EU. Lloré demasiado porque realmente el tipo la dejó moribunda en ese entonces. Aun así, ella logró armar los pedazos de su vida y hacer de ella lo mejor del mundo. Logró escapar de ese círculo de maltrato del que muchas no salen vivas. Murió antes de que me graduara de mi bachillerato, pero siempre me dijo lo orgullosa que estaba de mí. De ella aprendí que siempre se puede resurgir de las cenizas. Que nada está escrito en piedra y que lo que no te mata te hace más fuerte.

Las Muchachas
Estas son “Las Muchachas”. A la izquierda Doña Maya. A la Derecha Madrina Guille y en la parte de abajo Titi Mercedes.

Mi Madrina Guille: Madrina era la más joven de las tres. Era hermana menor de mi abuela. Una mujer que siempre estaba bien puesta. Con sus buenas prendas. Sus manos, pies y pelo “set”. Coqueta. Graciosa. Alegre. Era la que había ido a la escuela y había tenido la oportunidad de hacer cosas diferentes. Madrina era el alma de la fiesta. Se reía con un gusto que alegraba lo que fuera. Ella sí se había tomado en serio lo de que si mi mamá no estaba ella tenía que hacerse cargo de mí. Cuando me enfermaba y Mami o abuela no podían cuidarme, ella me cuidaba. Siempre tenía un cuento nuevo. Una mujer de fe, que rezaba también y que buscaba a mi abuela todos los domingos para ir a misa. Ella amaba a todos mis amigos. Era como decimos “un trip”. Una “charlatana” como le decía yo. Vivía el momento. Le encantaba “vacilarse” a la gente. Ya de grande hablar con ella me hacía morir de la risa. Madrina nos dejó pronto y digo pronto, porque, aunque yo ya había terminado mi carrera, yo siempre sentí que me faltaba más por compartir con ella. Yo creo que de ella saqué muchas ocurrencias. También aprendí de ella a vivir el presente y a reírme hasta que se me salieran las lágrimas. Su mejor consejo: “nena soltera sí, jamona jamás” ?

Estas tres chicas, fueron una gran bendición en mi vida. Vivieron en una época en la que muchas cosas no eran posibles para nosotras las mujeres. Abrieron paso para generaciones como la mía y las siguientes. Fueron la mejor lección de historia que pude haber recibido. Grandes maestras de vida que me mostraron un amor profundo y diverso. Pensarlas me lleva a sentirme aún más orgullosa de ser mujer. Me inspiran a seguir adelante contra cualquier obstáculo que pueda ocurrir. Esas mujeres forjaron mi historia y estoy segura que tú que me lees también tienes mujeres así de extraordinarias en tu vida. Si aún tienes la oportunidad de abrazarlas y darle las gracias hazlo. Si aún tienes la oportunidad de sentarte a hablar con ellas hazlo. Aunque las historias te parezcan repetitivas, sé que cuando dejes de escucharlas harán más sentido que nunca en tu ser. Hoy toma un espacio para reconocer a esas mujeres que han sido significativas en tu vida, mujeres que trascienden y que han hecho que hoy vayas en camino a la mejor versión  de ti misma(o).

Recordar y atesorar a “Las Muchachas” de tu vida, es conectar.

Felicitaciones a todas “Las Muchachas” (de cualquier edad) que nos siguen.

Abrazos☀️,
Misma

La Semilla

 

La Semilla
La mente es como un gran terreno donde se han plantado distintas semillas tales como: alegría, paz, miedo, amor, tristeza… ¿Cuáles de ellas crecerán y terminarán dominando esa tierra? Las que tú decidas regar, alimentar y cuidar diariamente.

 

“Your mind is like a piece of land planted with many different kinds of seeds: seeds of joy, peace, mindfulness, understanding, and love; seeds of craving, anger, fear, hate, and forgetfulness. These wholesome and unwholesome seeds are always there, sleeping in the soil of your mind. The quality of your life depends on the seeds you water. If you plant tomato seeds in your gardens, tomatoes will grow. Just so, if you water a seed of peace in your mind, peace will grow. When the seeds of happiness in you are watered, you will become happy. When the seed of anger in you is watered, you will become angry. The seeds that are watered frequently are those that will grow strong.”

– Thich Nhat Hanh

 

Dice el monje Thich Nhat Hanh que la mente es como un gran terreno donde se han plantado distintas semillas tales como: alegría, paz, miedo, amor, tristeza…¿Cuáles de ellas crecerán y terminarán dominando esa tierra? Las que tú decidas regar, alimentar y cuidar diariamente. Wow!

A diario y sin darnos cuenta escogemos cuál es el estado mental en el que vamos a vivir ese día. Y lo vamos fortaleciendo con cosas que pueden ser positivas o negativas. Estar consciente de eso es lo que hace diferencia en muchos seres humanos. Es lo que hace diferente a unas personas de las otras cuando enfrentan momentos difíciles y devastadores. Algunos, se tiran a morir, otros escogen resurgir y transformarse durante el proceso. Los que deciden abonar el lado de la negatividad en sus vidas, ven problemas por todos lados. Buscan alimentar su sentido de frustración. Su lenguaje verbal y no verbal transmiten sus sentimientos negativos constantemente. Hasta buscan programas, libros, noticias y personas que estén en esa misma línea. ¿Lo peor? En la mayoría de los casos no se dan cuenta. Porque tampoco es que anden por ahí repitiéndose “quiero ser la persona más amargada del planeta”. Pero “el hambre y la necesidad” no se pueden juntar. Hay que romper con el grupito de “los amargaítos” y “apestaítos anónimos”.

De igual forma, aquel que busca cultivar el positivismo, el agradecimiento diario, la esperanza, la alegría, se mezcla con personas que vayan en esa línea. Ve programas, sigue páginas en Facebook, lee libros y revistas que lo ayuden a cultivar una actitud positiva. Entonces abona esa parte y su reacción ante las crisis y los golpes duros de la vida son distintos a una persona que escoge lo contrario. Y no es que no le duelan las cosas, que sea un enajenado emocional. Que viva en “la la landia” como digo yo o que le resbalen las cosas. Todo lo contrario, es una persona que está viviendo el presente, pero bien consciente de que su actitud ante la adversidad puede hacer la diferencia.

Esta semana te invito a que examines ¿qué semilla estás plantando o abonando en tu vida? ¿Qué estás dejando que crezca en tu mente y en tu corazón? Y si es lo negativo lo que estas alimentando, poco a poco ve podando. Te diría que lo arranques de momento, pero igual sé que son procesos y que no todos podemos darle “machete” a las cosas. Va a ser difícil, porque uno se encariña con la “mala hierba” pues es lo que conoce. Y porque si tiene un grupo de apoyo de gente que ande en las mismas, ellos van a hacer todo lo posible porque no salgas de su club.  Dios te libre de arruinarles su amargura y su crisis con la vida.

Ve sembrando, alimentando lo que es positivo, los ejercicios de agradecimiento diario. Busca relacionarte con personas que te cambien el estado de ánimo. Que te ayuden a salir de lo negativo. Y cuando vengan momentos de dificultad o de miedo, interrúmpelos con agradecimiento. ¡Si! Haz una pausa y cambia a agradecer el momento y/o cualquier otra cosa por la cual sabes que debes estar agradecido. Respira. Y sigue. Haz esto por lo menos21 días, para que tu mente se acostumbre a repeler lo negativo y a buscar automáticamente la bendición. Mantén la esperanza siempre, si piensas que mañana será un mejor día automáticamente tu estado de tensión baja y se vuelve más tranquilo.

La Semilla
Cuando vengan momentos de dificultad o de miedo, interrúmpelos con agradecimiento.

Sentarte a verificar qué es lo que has estado abonando, es conectar.

Un abrazo fuerte,

Misma

 

Nota: Thich Nhat Hanh es Monje budista y activista por la paz, nominado para el Premio Nobel por ese motivo.