¿Para qué escribir?

Desde pequeña siempre he escrito. Entiendo que en escribir encontré mi forma perfecta de expresarme. Hasta para estudiar hacîa repasos escritos y así era que me aprendía las cosas. Y es que cuando escribes piensas. Te enfocas. A veces cuando nos expresamos verbalmente eso es más complicado. No hay tiempo para repasar. Para borrrar. Salió disparado y punto.

Y pues no todo siempre ha sido color de rosa con la escritura. También me ha metido en bastantes líos. Porque usted escribe, pero el que lee entiende (al igual que cuando hablamos) lo que quiere. O mejor dicho, lo que su experiencia de vida le permite entender. Y cuando escribimos es peor! Porque si hay un margen para interpretar es enorme. Aquí no hay tono de voz que valga. Y si para colmo el que lee no sabe lo que es una coma, un punto, un signo de pregunta o exclamación, o un acento… Estas bien jodido. Pero increíblemente jodido!

Y qué tal si llevas un diario y tu papá tiene guille de investigador de “Law and Order” y allí escribías todas las bobadas que se te ocurrían a los 14 años y lo lee? Ah? Ah? Ah? Y qué tal si la mitad de las cosas eran imaginarias o de fantasía de esa edad y allá va el padre tuyo a restregarle el “hocico” a “Fulanito y Perensegito” con las páginas de tu puto diario? También! Ya saben que me pasò! Y no dejé la costumbre…

Sigue siendo mi mejor método para comunicarme. Mis amistades e incluso familiares saben que si me llaman es casi un mailagro que le conteste. Que mejor me escriben un mensaje al celular o un email y salimos de eso rápido. Jaj No es personal, es sòlo que ahí me encuentro más cómoda.

Pero aparte de todo, también escribo para conectarme con mis emociones. Para conectarme con mis sueños.
Escribir me ayuda a recordar. A repetir. A planificar. A delinear un plan. Me enfoca en el momento; en lo que quiero y espero. Me ayuda a liberarme de mis cargas. A soltar.

Escribir, HOY me ayuda a llegar donde ti… img_7342