La Valentía de Ser Vulnerables

Vulnerabilidad
                              Ser vulnerable es conectar.

Ser vulnerable implica ser real. Mostraste tal cual eres. Aceptarte y permitir que otros te acepten con tus fortalezas, debilidades e imperfecciones Ser vulnerable no es un acto de debilidad sino de valentía y autenticidad. Es el acto de arriesgarte y ser el que da el primer paso al mostrarse tal cual es. Claro, no todo el mundo merece el privilegio de saber tu historia, pero establecer esos límites es parte de tu proceso de crecimiento.

Ser tú mism@ jamás va a ser una debilidad. Es un acto de coraje, valentía y digno de ser reconocido. Abraza tus imperfecciones!

Para aprender más sobre el tema de la vulnerabilidad accede la charla que incluyo de Brené Brown. En efecto, ella entiende que conectar es lo que le da sentido a la vida. ¡Wow!??

Ser vulnerable y auténtico es conectar.

Besitos en el cutis?

Misma☀️

 

 

 

Crònica de un Eclipse

Eclipse 2017La gente preocupada por un fenómeno natural llamado eclipse. Sin darse cuenta que en su propia vida hay momentos de eclipse diario, hasta colectivo y en ocasiones; permanente. Hay momentos en los que usted no puede mirar de frente al que tiene al lado,  porque tiene miedo al resultado, porque podría afectarle la verdad, porque se le nubla la vida ante la realidad que eso representa.

Otros, ante la luz espectacular de alguien y la envidia rampante, prefieren ser  como la luna y taparlos en su momento de mayor esplendor con sus críticas y “mala sangre”.

En resumen, andamos eclipsados en nuestro diario vivir. Y ese eclipse, nos hace desconectarnos de los demás y de lo que ocurre alrededor; ese es el que te deja ciego. Es el que te hace daño permanente.

Preocúpate por tu eclipse diario y toma medidas. Con gafas o sin gafas enfrenta la realidad. Y hoy, admira desde la seguridad que te proveen las gafas o tu hogar, un fenómeno natural del que no tienes control y que realmente es un espectáculo del universo y un regalo para acercarte más al que tienes al lado.

Besitos☀️?

Misma

Conversa y Conecta

Conversa y Conecta
¿cuàndo fue la ùltima vez que tuviste una conversación significativa?

La pregunta de hoy es: ¿cuàndo fue la ùltima vez que tuviste una conversación significativa? Yo sé que conversamos a diario con mil personas. Pero realmente cuándo fue la última vez que te sentaste a conversar con alguien y saliste diciendo: ¡wow! ¡Me siento nuev@!De veras que me hacía falta esa charla.

En ocasiones perdemos el tiempo hablando de trivialidades, etc. O tenemos una sesión de quejarnos constantemente de todo y con todos. Y no me tomes a mal, los desahogos son buenísimos, los chismes a veces entretienen y reírse y bromear hace falta siempre. Pero también hay cosas que hay que cultivar más allá. Hay conversaciones profundas y positivas que te “Pompean” que son necesarias para decir: coño no todo está perdido. ¡No estoy perdido! Yo puedo hacer algo más. Y a veces esas conversaciones surgen hasta con extraños. Con gente que ni conoces o que ni conoces bien. Pero que sientes que la vida te los puso en el camino para dejarte saber que hay algo más de todo este “caos” en el que nos movemos. Que hay formas de salir de este “marasmo” en el que estamos metidos socialmente.

Piensa realmente cuándo fue esa última vez. Y si hace mucho que eso no ocurre, siéntate hoy a re-evaluar en qué estás invirtiendo tu tiempo y con quién. Y no esperes a que lleguen esas conversaciones al azar. ¡Provòcalas tu! Llama a esos amigos. Tòmate un café con ellos.

Estas dos semanas he sido afortunada de encontrar en mi camino ese tipo de conversación, en ocasiones en los lugares o personas menos pensadas. ¡Y no te imaginas lo agradecida que estoy!

Atrévete a conectar con otros de manera significativa. Te aseguro que tu día va a cambiar. Dale: conversa y conecta.

Besitos sonaos,

Misma☀️

Más Respuesta. Menos Reacción.

Más Respuesta Menos Reacción
Cuando estamos presente en el momento, practicando el “mindfulness” respondemos en lugar de reaccionar.
En días recientes estaba pensando en lo “reactivos” que estamos los seres humanos a todos niveles. Talvez sea la situación del país, del mundo, ese no sé qué que nos agita los sentidos a nivel colectivo y que nos lleva a reaccionar ante todo de manera viceral. Sí! Porque es como desde las viceras que salen las reacciones últimamente. En todos lugares vemos gente agitada, enfrascándose en dilemas, insultando a otros y en ocasiones uno se queda como “seré yo o esta persona está exagerando la nota”. Y es que no es lo mismo responder que reaccionar.

La Reacción proviene de las emociones. Es algo que se desata en nuestro interior. Sin lógica. Sin razón. Es lo que te saca el “dark side”. Viene del drama interno. No viene ni de lo que ocurrió ni de lo que te dijeron. Viene de la emoción que desata eso que ocurrió o que te dijeron. Es algo de lo cual en la mayoría de las ocasiones nos arrepentimos. Herman@ porque usualmente “metes la pata hasta la cadera”. O lloras por lo que no se suponía que llorararas o gritas y pataleas sin sentido. Así de ridículos nos ponemos cuando reaccionamos. Es que te dan ganas de abofetearte tú mism@. Es el papelòn del siglo. Por el que te llevas el Oscar que no quieres.?

En cambio, la respuesta aunque responde comoquiera a un estímulo externo que puede ser algo que ocurrió o que te dijeron, viene de la razón; de la lógica. Es algo que viene sin emociones. No es personal. No es defensiva. Es civilizada. No es impulsiva. Y no se trata de un “fake” pero sí de tomar las cosas en su justa perspectiva. Viene de no ver las cosas personales. La realidad es que no eres tan “estrella” en este mundo para entender que todo lo que la gente dice, piensa o actúa tiene que ver contigo o con lo que estás pasando.

Y ¿cuál es el truco para más respuesta y menos reacción? Sencillo: estar presente y consciente del momento. No pensando en el pasado o en el futuro. Cuando estamos presente en el momento, practicando el “mindfulness”, respondemos en lugar de reaccionar. Entonces lo que sale por nuestra boca es algo balanceado. Así no hay arrepentimientos. Claro, que esto no se logra de la noche a la mañana y hay que practicarlo. Pero créeme que vas a pasar menos vergüenzas.

En adelante, cuando ocurra algo que como digo yo “te encebolle el hígado”, respira. Ponlo en su justa perspectiva. Y responde no reacciones, eso también es conectar.

Abrazos ☀️,

Misma

Apláudete Mism@

Apláudete Mism@

Hoy mientras me tomaba un café, conversaba sobre la capacidad que hemos perdido en reconocer y aplaudirnos por lo que ya hemos logrado en nuestras vidas. Estamos tan enfocados (y me incluyo) en lo que nos falta para alcanzar esa meta o en lo que no se nos ha dado, que hemos perdido la capacidad de ver todo lo que hemos logrado.

En ocasiones olvidamos hacer un recuento de dònde estábamos cuando comenzamos. Y la mayor parte del tiempo, esperamos esa validación de otra persona. Esperamos que los que están a nuestro alrededor nos feliciten por nuestros logros y nos frustramos porque nadie se da cuenta y nadie se toma el tiempo por ver cuánto hemos crecido.

¿Sabes qué? Nadie mejor que tú para saber cuánto sacrificio, cuánto esfuerzo, cuántas noches de desvelo y lágrimas te ha costado llegar a donde estás. Recuerda que hay cosas que simplemente los demás no ven. Nadie tiene la capacidad de validarte y reconocerte más que tú mism@.

Es cierto que tú pasado no define tu futuro, pero eso no significa que para bien no puedas mirar tu pasado y de vez en cuando aplaudirte tú Mism@ por tus logros.

Hoy, yo saco unos minutos para aplaudirme?? ?Para darme ese “standing ovation” que merezco por haber llegado hasta aquí. Y me miro y sonrío orgullosa de saber que estoy varios pasos “alante” ? de los que aún no han comenzado a trabajar por sus sueños. Hoy, me enfoco en el camino. No en cuanto me falta, sino en los obstáculos vencidos. Hoy me siento capaz de felicitarme y decirme “eres la mejor carajo!”.

Aplaudirse ??uno mismo, es conectar.

Abrazos mi☀️,

Misma

Disfruta El “Ride”

Disfruta El "Ride"
               

Esa sensación de que aunque las cosas no estén saliendo como hubieras querido para ti en este momento de tu vida, estás tranquilo y tú misma(o) te sorprendes. Te sorprendes de no pelear con el mundo. De no frustrarte.

No es rendirse. No es cambiar la meta. No es dejar de trabajar para lo que quieres. Es la certeza de que lo que está ocurriendo, aunque no lo entiendas, es para un bien mejor.

Me disfruto “el ride” en la montaña rusa en la que me montaron sin permiso; con sus altas y bajas, con los brazos abiertos. Viviendo. Creciendo. Agradecida del que me toma de la mano en el asiento del lado, aunque tenga miedo.

Eso se llama “estar presente”. Eso se llama “mindfulness”. Eso es vivir. Eso es estar en Paz.  Abre los brazos y recibe.

Besitos ☀️

Misma

Que No Se Escape la Magia

              

No dejes que se escape la magia.
                                            Planificar demás mata la magia.

En tiempos donde se le dice a la gente que siempre hay que tener un plan o múltiples planes (tantos planes como letras del abecedario existan). Donde se enseña a que todo tiene que ser metódicamente coordinado, sincronizado y planificado, nos vamos al extremo y le matamos la espontaneidad y la magia a los momentos.

Es cierto que en muchas ocasiones no podemos perder tiempo y que el planificar las cosas nos da cierto grado de seguridad y confianza. Pero cuando la exageración en la planificación mata la espontaneidad y la magia, usted se convierte en un robot.  Usted deja de disfrutarse el momento. Y si el plan sale mal, la frustración alcanza niveles que llegan al cielo. Es cierto que hay cosas en la vida que hay que planificar. Pero la improvisación y espontaneidad son partes vitales de la vida en un mundo en el demasiadas cosas no dependen de nosotros mismos.

La Magia
En este mundo quiero ser muchas cosas. Lo que no quiero, es ser predecible. –Misma

A mis casi 44 años, prefiero un grado enorme de espontaneidad que me permita vivir la emoción del momento vs algo que me de resultados totalmente predecibles.   En este mundo quiero ser muchas cosas. Lo que no quiero, es ser predecible.  ¿Tù qué tal?

¡Vive! ¡Sé espontáneo!¡Fluye! ¡Sé cómo la ola que es única en su vaivén! No dejes que se escape la magia.

Cheers  ?mi sol ☀️,

Misma

Sea poderoso. Hable…

No confíes en lo que ves
                                No confíes en lo que ves, hasta la sal parece azùcar.

 

Recientemente me he tropezado con la realidad de que muy pocos seres humanos entienden que lo que ellos hagan o digan puede cambiar el curso de ser un “día cagao” para alguien a un “día que valga la pena”. Nuestras palabras tienen un poder incalculable.

Voy a ser breve: si usted realmente valora a alguien, déjelo saber. Si usted sabe que alguien está pasando por un mal momento no piense jamás que esa persona tiene mil personas alrededor que pueden consolarle o apoyarle. Porque probablemente sí conoce mil personas, pero las palabras que necesita leer y escuchar son las suyas. Al no hacerlo, usted está cometiendo dos grandes errores: usted se está tragando las ganas de expresar lo que siente. Y más aún, está privando al otro de que lo sepa y conecte contigo.

Es cierto que probablemente no recibas la atención o respuesta que quieras en su momento. Eso es un riesgo que nos tenemos que tomar siempre. Pero, si no lo dices jamás le habrás dado al otro la oportunidad de optar o de saber lo que sientes o piensas.

Again, no te dejes llevar por lo que ves alrededor de esa persona, por cuantos amigos(as) ves que tiene en facebook, etc. Al final,  puedes estar equivocado y el otro agradecido de tu gesto. No confíes en lo que ves y habla. Conviértete en la persona más poderosa del mundo: habla. Reconoce el poder de tus palabras, acciones y gestos en la vida de otros y utilízalos para bien.

Los quiero aunque a veces parezcan caramelos de arsénico,?

Misma

Recordar no siempre es vivir…

Recordar no es vivir
Si tus memorias no te mueven a aprender la lección o a moverte a construir nuevas; recordar no es vivir.

 

En estos tiempos  facebook y otras herramientas nos dan la oportunidad de mirar hacia atrás y de recordar còmo era nuestra vida o qué estábamos haciendo “un día como hoy” hace un año o más. Y eso es chévere si te hace sentir agradecido por la experiencia que tuviste en ese momento. O si en ese momento había una lección que aprender y realmente la entendiste. Si ese recuerdo hoy te catapulta a ser un mejor ser humano y a buscar crear nuevas aventuras y memorias. Pero si ese recuerdo lo que hace es que quieras volver al pasado porque tu realidad actual es una en la que no quieres vivir… Ese recuerdo te está estancando. La añoranza del pasado está haciendo que no vivas el presente. Y más aún, que no construyas nada en tu futuro. Ahí es donde digo que “recordar no siempre es vivir”.

Analiza hoy lo que estás haciendo con tus recuerdos.  ¿Realmente te empujan a vivir o te paralizan? Veo las redes plagadas de gente que se paraliza ante un pasado que fue mejor para ellos y que lloran día a día porque quieren que todo vuelva a ser como antes.

Si tú pasado, bueno o malo, no te mueve a continuar, a buscar más de ti y de la vida; recordar no es vivir.

Besitos en el cutis ☀️

Misma

Tumba el Muro; Construye un Puente.

 

Tumba el Muro; Construye un Puente

Recientemente se ha vuelto a poner de moda el tema de levantar muros entre las naciones por x o y. Y esos son muros estructurales de los que no vamos a profundizar aquí porque realmente para hablar de seguridad y política tenemos las noticias u otros blogs.

De los muros que quiero hablar hoy son los muros interiores que muchos de nosotros levantamos. Y me incluyo, porque yo también tengo unos cuantos. Muros que a veces ni nos percatamos que estamos levantando o que hemos levantado. Muros que en ocasiones son más fuertes que los ladrillos. Muros que fortalecemos y  hasta decoramos con colores y flores. Muros cuya razón de ser es protegernos de que los demás o las circunstancias nos hagan daño. Muros que a otros se les hace casi imposible poder brincar para llegar a nuestro interior. ¿Y lo peor? A nosotros se nos va una vida construyéndolos y otra para tratar de nosotros mismos derribarlos.  Los muros nos aíslan de los demás. Nos alejan de la realidad. Y en ocasiones nos aíslan de nosotros mismos, cuando obviamos lo que sentimos.

Todos en mayor o menor medida hemos tomado medidas para proteger nuestras emociones de los demás. Las experiencias dolorosas de la vida nos llevan a esto. Sin embargo, hay una línea fina entre lo que es ser precavido y cuidadoso a lo que es levantar un muro que nadie por más que intente pueda derrumbar. Protegernos es bueno porque no podemos andar por ahí regalando y subastando nuestros sentimientos y emociones. Pero no está bien que usted se esté protegiendo de aquellos que le dan la mano y que usted sabe (porque lo han probado) que no quieren destruirle o hacerle daño. La otra persona va a terminar cansándose de su barrera. Va a dejar de buscarle la vuelta. Va a dejar el marrón, el pico, la pala y la soga a un lado y va a rasparse pa’ las pailas…

Algunos ejemplos de muros que podrían estar de manera consciente o inconsciente:

  1. No mostrar emociones o expresar emociones a los demás.
  2. Rechazar cualquier invitación para compartir.
  3. Utilizar sarcasmo en cualquier situación.
  4. Nunca poder encontrar algo positivo a una persona o situación.
  5. Constante queja sin valorar las cosas extraordinarias que pasan a nuestro alrededor.
  6. Actitud pesimista ante la vida.
  7. Miedo a comprometerse con alguien o algo.
  8. Andar con cara o actitud de “apestaíto” por la vida, para que los demás nos cojan miedo.
Tumba el Muro;Construye un Puente
Hoy, decide comenzar a tumbar tus muros, camina liviano aunque te cueste y construye puentes que nos permitan conectar.

Entonces mi exhortación en esta semana es que hagas un auto análisis y veas si realmente las cosas no se te están dando con los demás porque tienes todos tus muros arriba. A veces decimos que los demás no se acercan, que nos sentimos solos y que nadie nos quiere y es que nosotros mismos alejamos a los demás. Si hay muros, evalúa las razones para haberlos levantado. ¿Realmente vale la pena seguir continuando con el peso de esa muralla interior? No todos los seres humanos son iguales. Es cierto, a veces hay gente mala. Pero ¿y si te encuentras a alguien bueno lo vas a tratar igual? En un mundo en el que nuestros gobernantes se empeñan en levantar muros entre naciones y entre clases sociales, es imperativo que los seres humanos comencemos a construir puentes que nos lleven a conectar con nosotros mismos y con los demás. Puentes que nos acerquen a vivir de una manera más balanceada. Cada uno tiene que hacer su trabajo interior. Cada uno tiene que intentar.

Hoy, decide comenzar a tumbar tus muros, camina liviano aunque te cueste y construye puentes que nos permitan conectar. Vuela el muro. Construye puentes y comienza a caminar.

Buena semana mis solecitos☀️,

Misma