Tumba el Muro; Construye un Puente.

 

Tumba el Muro; Construye un Puente

Recientemente se ha vuelto a poner de moda el tema de levantar muros entre las naciones por x o y. Y esos son muros estructurales de los que no vamos a profundizar aquí porque realmente para hablar de seguridad y política tenemos las noticias u otros blogs.

De los muros que quiero hablar hoy son los muros interiores que muchos de nosotros levantamos. Y me incluyo, porque yo también tengo unos cuantos. Muros que a veces ni nos percatamos que estamos levantando o que hemos levantado. Muros que en ocasiones son más fuertes que los ladrillos. Muros que fortalecemos y  hasta decoramos con colores y flores. Muros cuya razón de ser es protegernos de que los demás o las circunstancias nos hagan daño. Muros que a otros se les hace casi imposible poder brincar para llegar a nuestro interior. ¿Y lo peor? A nosotros se nos va una vida construyéndolos y otra para tratar de nosotros mismos derribarlos.  Los muros nos aíslan de los demás. Nos alejan de la realidad. Y en ocasiones nos aíslan de nosotros mismos, cuando obviamos lo que sentimos.

Todos en mayor o menor medida hemos tomado medidas para proteger nuestras emociones de los demás. Las experiencias dolorosas de la vida nos llevan a esto. Sin embargo, hay una línea fina entre lo que es ser precavido y cuidadoso a lo que es levantar un muro que nadie por más que intente pueda derrumbar. Protegernos es bueno porque no podemos andar por ahí regalando y subastando nuestros sentimientos y emociones. Pero no está bien que usted se esté protegiendo de aquellos que le dan la mano y que usted sabe (porque lo han probado) que no quieren destruirle o hacerle daño. La otra persona va a terminar cansándose de su barrera. Va a dejar de buscarle la vuelta. Va a dejar el marrón, el pico, la pala y la soga a un lado y va a rasparse pa’ las pailas…

Algunos ejemplos de muros que podrían estar de manera consciente o inconsciente:

  1. No mostrar emociones o expresar emociones a los demás.
  2. Rechazar cualquier invitación para compartir.
  3. Utilizar sarcasmo en cualquier situación.
  4. Nunca poder encontrar algo positivo a una persona o situación.
  5. Constante queja sin valorar las cosas extraordinarias que pasan a nuestro alrededor.
  6. Actitud pesimista ante la vida.
  7. Miedo a comprometerse con alguien o algo.
  8. Andar con cara o actitud de “apestaíto” por la vida, para que los demás nos cojan miedo.
Tumba el Muro;Construye un Puente
Hoy, decide comenzar a tumbar tus muros, camina liviano aunque te cueste y construye puentes que nos permitan conectar.

Entonces mi exhortación en esta semana es que hagas un auto análisis y veas si realmente las cosas no se te están dando con los demás porque tienes todos tus muros arriba. A veces decimos que los demás no se acercan, que nos sentimos solos y que nadie nos quiere y es que nosotros mismos alejamos a los demás. Si hay muros, evalúa las razones para haberlos levantado. ¿Realmente vale la pena seguir continuando con el peso de esa muralla interior? No todos los seres humanos son iguales. Es cierto, a veces hay gente mala. Pero ¿y si te encuentras a alguien bueno lo vas a tratar igual? En un mundo en el que nuestros gobernantes se empeñan en levantar muros entre naciones y entre clases sociales, es imperativo que los seres humanos comencemos a construir puentes que nos lleven a conectar con nosotros mismos y con los demás. Puentes que nos acerquen a vivir de una manera más balanceada. Cada uno tiene que hacer su trabajo interior. Cada uno tiene que intentar.

Hoy, decide comenzar a tumbar tus muros, camina liviano aunque te cueste y construye puentes que nos permitan conectar. Vuela el muro. Construye puentes y comienza a caminar.

Buena semana mis solecitos☀️,

Misma

El Limón Tiene Poder…

Por: Sofía Vilá

El Limón Tiene Poder
Ese limón es capaz de transformarte por completo. De convertirte en algo exquisito, gourmet; en una “ricurita” andante.”

Qué mucho limita el dicho “mija, si la vida te da limones, haz limonada”. Y es que esto lo repetimos como el papagayo sin pensar que lo que estamos haciendo es minimizando lo poderosos que son los momentos difíciles de la vida.

Primero, analicemos las propiedades del limón: es un preservativo natural, tiene propiedades antioxidantes y previene la contaminación de bacterias. ¿Por qué limitarme a hacer una limonada cuando las posibilidades son infinitas? En lo personal, disfruto de un delicioso ceviche curao’ con limón. El limón rompió esas proteínas e hizo un plato increíblemente delicioso y refrescante. O sea, el limón tiene poder.

Así los limones que nos tira la vida, ya sean “buscaítos” o no, nos dan la oportunidad de curarnos, romper con hábitos, relaciones o situaciones tóxicas y hacer de nuestra vida, una nueva, refrescante. Y sí, deliciosa. ¿Que si duele? ¡Uff! ¡Claro que duele! Pero créeme, vale la pena. Ese limón es capaz de transformarte por completo. De convertirte en algo exquisito, gourmet; en una “ricurita” andante.

Volvamos un momento a las propiedades antioxidantes, en este sentido el limón nos protege de los radicales libres o los “bad guys” de los productos de desechos del cuerpo que cuando se acumulan en exceso crean un ambiente propenso para daño celular y enfermedades como el cáncer. Y a que no sabías que el limón con agua en ayuda en la mañana, hace que tu cuerpo sea más alcalino y por lo tanto (lee bien) baja la acidez de tu cuerpo. ¡Si! Pensamos que el limón promueve la acidez y lo que hace es lo contrario. Por lo tanto, los “limones existenciales” nos ayudan a sacar todo eso que nos esté atrasando y llevando a no ser quien Dios quiere que seamos. O sea, la mejor versión de nosotros mismos. El limón transforma.

El Limòn Tiene Poder
Reconocer que los limones en la vida pueden ser más que limonada, que pueden sacar lo mejor de ti y que tienen el poder de transformarte; es conectar.

Preservativo natural: umm, interesante. Hace que lo Bueno, dure más. Los limones de la vida nos ayudan a recordar en cada prueba de qué estamos hechos. Es en la temporada de limones cuando sientes y recuerdas: ¡coño, si yo hice esto en aquel momento, lo que me está pasando ahora no es na’! Y así tenemos la oportunidad de sentir que toda experiencia vale la pena la pena y reconocer la presencia de Dios en cada paso.

La próxima vez que la vida te de limones: da las gracias por ese limón, enumera lo que tienes que hacer para sacarle el jugo a esa situación, confía en que no estás solo; Dios está a tu lado siempre. Y finalmente ponte creativo y decide qué vas a hacer con esos limones, las alternativas son infinitas para conformarse con una simple limonada. ¡DALE, SACALE EL JUGO!

Reconocer que los limones en la vida pueden ser más que limonada, que pueden sacar lo mejor de ti y que tienen el poder de transformarte; es conectar.

Buena semana ? ☀️,

SofÍa

 

Nota: El articulo de esta semana es una colaboración de mi amiga y hermana Sofía Vilà. Ella es uno de los regalos mas grandes que me ha dado la vida y me hace super feliz que podamos juntarnos en esta aventura. ¡Esperen mas de ella!

Un Camino que Transforma

 

El Camino que Transforma
Francis Marizan y su hija captadas por el lente de Susanne Caamano Orozco en la Campaña Frases de Mujer.

“Difficult roads lead us to incredible transformations”. Unknown

La vida en ocasiones nos empuja a viajar por caminos inciertos y duros, que al final transforman nuestro ser para siempre. Este es un tema que llevaba tiempo quería tocar porque todos tenemos momentos en nuestras vidas donde las cosas son inciertas y donde en principio el mundo se nos va a abajo. El que más o el que menos, ha estado en esa situación una o varias veces. Y nuestra respuesta ante estos sucesos es un factor determinante entre sucumbir o salir más que exitoso; transformado.

Hoy quiero compartirles el gran regalo de una historia que conocí esta semana. La historia de Francis Marizan, llegó a mis manos por una amiga en común y ciertamente en ella pude ver que lo que para muchos puede ser una sentencia de muerte, para Francis fue el comienzo de una historia de transformación, bendición y motivación. Su historia me hace estar más orgullosa de ser mujer y me confirma que el amor es capaz de transformar todo. Pero más que nada, me hace estar más que orgullosa de cada una de mis cicatrices, las que se ven y las que llevo en mi interior.

Francis vive en Santo Domingo, República Dominicana y fue operada de cáncer de seno el 17 de marzo de 2014. Luego de haber pasado por cirugías y tratamientos. Este año ha decidido compartir su historia y celebrar su aniversario de vida de una forma súper distinta; gracias a la colaboración de su amiga la fotógrafa Susanne Caamano Orozco. El lente de Susanne fue testigo de la gran valentía de Francis, del gran amor que le une a su pequeña, que la mantuvo y la mantiene abrazada a la vida. He aquí su historia:

17 de marzo 2014 fue un día diferente. Ese día extirpaban mi seno izquierdo por padecer Cáncer de Mama del tipo XXX Negativo, Ductal Infiltrante, 1ra etapa. 12 sesiones de quimio después me daban de alta. ¡Estaba libre de Cáncer!! Hoy hace 3 años de ese día. 

Cuando @susfotosrd, mi amiga Susanne Caamano Orozco me llamó para proponerme hacer esta foto no lo pensé dos veces, aunque luego estaba dudosa por las críticas. Ella quería enviar un mensaje a todas aquellas personas que estuvieran pasando o habían padecido Cáncer o cualquier otra situación difícil.

Accedí porque mostrar mi cicatriz es símbolo de superación. Es símbolo de dejar atrás y seguir adelante. De que sí, es cierto, hubo. Y a veces hay temor. Pero debemos llenarnos de valor y sacar las fuerzas para sobrepasar situaciones que llegan a nuestra vida y nos deprimen; nos quitan la paz, en mi caso la enfermedad.

Hay que encontrar un motivo para seguir viviendo. ¿Cuál? Eso debes buscarlo tú en tu interior. Pero cualquiera que sea te dará la fortaleza que necesitas para sobrellevar enfermedades, crisis y demás situaciones.  Yo encontré esa fuerza en mi hija y por mí y por ella me dije “el Cáncer no me va a matar” y aquí estoy. 3 años después, viva y esperando seguir sana. Soy imperfecta. Con muchos defectos y cometiendo errores, sin un seno, pero viva. 

Sintiéndome muy mujer, nunca incompleta. Mostrándome como soy y asumiendo mis responsabilidades.

Mujer que eres como yo. Así quiero que te sientas. Amada, esperanzada, bendecida. Nunca echada de menos por no tener un seno; al contrario, debes sentirte llena de vida, porque esa cicatriz que tienes es lo que te mantiene florecida como la primavera que ahora llega. “Encuentra un motivo para seguir adelante. Eres fuente de vida.” 

¿Ahora entienden por qué no podía guardarme la historia de esta heroína? Es que simplemente entiendo que esa fuerza, valentía e inspiración tiene que ayudarnos a todas (os) a levantarnos y preguntarnos ¿cuál en nuestro motivo? ¿Cuál es tu motor en situaciones de crisis? ¿De dónde sale esa fuerza que ante lo duro que está el camino que tienes de frente te va a ayudar a resurgir y a transformar tu vida?


En ocasiones ese motivo son tus hijos, tu familia, tu trabajo, el legado que quieres dejar a otras generaciones, es tu fe, tu comunidad… Es algo muy particular. Esta semana te invitamos a que uses a Francis de “pie forzao” para buscar qué te mueve a continuar.  Agárrate de eso y camina esta jornada amarrada(o) a lo que te mueve.

Reconocer cuál es mi motivo y mi motor: es conectar.

Gracias Francis por ser voz y darnos el privilegio de poder compartir tu historia.¡BRAVO Guerrera!??  Si la historia de Francis te encantó tanto como a mí, compártela y riega la voz. 

Abrazos fuertes☀️,

Misma

 

* Susanne Caamano Orozco, es fotógrafo en Santo Domingo la encuentran en Instagram como @susfotosrd. La foto de Francis es parte de una campaña desarrollada por ella que se llama “Frases de Mujer” y que se encuentra en las redes bajo el hashtag: #frasesdemujer. En ella se destacan mujeres de distintos trasfondos, pero con historias increíbles. Síguela y haz que historias como esta trasciendan.