La Valentía de Ser Vulnerables

Vulnerabilidad
                              Ser vulnerable es conectar.

Ser vulnerable implica ser real. Mostraste tal cual eres. Aceptarte y permitir que otros te acepten con tus fortalezas, debilidades e imperfecciones Ser vulnerable no es un acto de debilidad sino de valentía y autenticidad. Es el acto de arriesgarte y ser el que da el primer paso al mostrarse tal cual es. Claro, no todo el mundo merece el privilegio de saber tu historia, pero establecer esos límites es parte de tu proceso de crecimiento.

Ser tú mism@ jamás va a ser una debilidad. Es un acto de coraje, valentía y digno de ser reconocido. Abraza tus imperfecciones!

Para aprender más sobre el tema de la vulnerabilidad accede la charla que incluyo de Brené Brown. En efecto, ella entiende que conectar es lo que le da sentido a la vida. ¡Wow!🙌🏼

Ser vulnerable y auténtico es conectar.

Besitos en el cutis😘

Misma☀️

 

 

 

Crònica de un Eclipse

Eclipse 2017La gente preocupada por un fenómeno natural llamado eclipse. Sin darse cuenta que en su propia vida hay momentos de eclipse diario, hasta colectivo y en ocasiones; permanente. Hay momentos en los que usted no puede mirar de frente al que tiene al lado,  porque tiene miedo al resultado, porque podría afectarle la verdad, porque se le nubla la vida ante la realidad que eso representa.

Otros, ante la luz espectacular de alguien y la envidia rampante, prefieren ser  como la luna y taparlos en su momento de mayor esplendor con sus críticas y “mala sangre”.

En resumen, andamos eclipsados en nuestro diario vivir. Y ese eclipse, nos hace desconectarnos de los demás y de lo que ocurre alrededor; ese es el que te deja ciego. Es el que te hace daño permanente.

Preocúpate por tu eclipse diario y toma medidas. Con gafas o sin gafas enfrenta la realidad. Y hoy, admira desde la seguridad que te proveen las gafas o tu hogar, un fenómeno natural del que no tienes control y que realmente es un espectáculo del universo y un regalo para acercarte más al que tienes al lado.

Besitos☀️🌙

Misma

Conversa y Conecta

Conversa y Conecta
¿cuàndo fue la ùltima vez que tuviste una conversación significativa?

La pregunta de hoy es: ¿cuàndo fue la ùltima vez que tuviste una conversación significativa? Yo sé que conversamos a diario con mil personas. Pero realmente cuándo fue la última vez que te sentaste a conversar con alguien y saliste diciendo: ¡wow! ¡Me siento nuev@!De veras que me hacía falta esa charla.

En ocasiones perdemos el tiempo hablando de trivialidades, etc. O tenemos una sesión de quejarnos constantemente de todo y con todos. Y no me tomes a mal, los desahogos son buenísimos, los chismes a veces entretienen y reírse y bromear hace falta siempre. Pero también hay cosas que hay que cultivar más allá. Hay conversaciones profundas y positivas que te “Pompean” que son necesarias para decir: coño no todo está perdido. ¡No estoy perdido! Yo puedo hacer algo más. Y a veces esas conversaciones surgen hasta con extraños. Con gente que ni conoces o que ni conoces bien. Pero que sientes que la vida te los puso en el camino para dejarte saber que hay algo más de todo este “caos” en el que nos movemos. Que hay formas de salir de este “marasmo” en el que estamos metidos socialmente.

Piensa realmente cuándo fue esa última vez. Y si hace mucho que eso no ocurre, siéntate hoy a re-evaluar en qué estás invirtiendo tu tiempo y con quién. Y no esperes a que lleguen esas conversaciones al azar. ¡Provòcalas tu! Llama a esos amigos. Tòmate un café con ellos.

Estas dos semanas he sido afortunada de encontrar en mi camino ese tipo de conversación, en ocasiones en los lugares o personas menos pensadas. ¡Y no te imaginas lo agradecida que estoy!

Atrévete a conectar con otros de manera significativa. Te aseguro que tu día va a cambiar. Dale: conversa y conecta.

Besitos sonaos,

Misma☀️

Más Respuesta. Menos Reacción.

Más Respuesta Menos Reacción
Cuando estamos presente en el momento, practicando el “mindfulness” respondemos en lugar de reaccionar.
En días recientes estaba pensando en lo “reactivos” que estamos los seres humanos a todos niveles. Talvez sea la situación del país, del mundo, ese no sé qué que nos agita los sentidos a nivel colectivo y que nos lleva a reaccionar ante todo de manera viceral. Sí! Porque es como desde las viceras que salen las reacciones últimamente. En todos lugares vemos gente agitada, enfrascándose en dilemas, insultando a otros y en ocasiones uno se queda como “seré yo o esta persona está exagerando la nota”. Y es que no es lo mismo responder que reaccionar.

La Reacción proviene de las emociones. Es algo que se desata en nuestro interior. Sin lógica. Sin razón. Es lo que te saca el “dark side”. Viene del drama interno. No viene ni de lo que ocurrió ni de lo que te dijeron. Viene de la emoción que desata eso que ocurrió o que te dijeron. Es algo de lo cual en la mayoría de las ocasiones nos arrepentimos. Herman@ porque usualmente “metes la pata hasta la cadera”. O lloras por lo que no se suponía que llorararas o gritas y pataleas sin sentido. Así de ridículos nos ponemos cuando reaccionamos. Es que te dan ganas de abofetearte tú mism@. Es el papelòn del siglo. Por el que te llevas el Oscar que no quieres.😂

En cambio, la respuesta aunque responde comoquiera a un estímulo externo que puede ser algo que ocurrió o que te dijeron, viene de la razón; de la lógica. Es algo que viene sin emociones. No es personal. No es defensiva. Es civilizada. No es impulsiva. Y no se trata de un “fake” pero sí de tomar las cosas en su justa perspectiva. Viene de no ver las cosas personales. La realidad es que no eres tan “estrella” en este mundo para entender que todo lo que la gente dice, piensa o actúa tiene que ver contigo o con lo que estás pasando.

Y ¿cuál es el truco para más respuesta y menos reacción? Sencillo: estar presente y consciente del momento. No pensando en el pasado o en el futuro. Cuando estamos presente en el momento, practicando el “mindfulness”, respondemos en lugar de reaccionar. Entonces lo que sale por nuestra boca es algo balanceado. Así no hay arrepentimientos. Claro, que esto no se logra de la noche a la mañana y hay que practicarlo. Pero créeme que vas a pasar menos vergüenzas.

En adelante, cuando ocurra algo que como digo yo “te encebolle el hígado”, respira. Ponlo en su justa perspectiva. Y responde no reacciones, eso también es conectar.

Abrazos ☀️,

Misma