Apláudete Mism@

Apláudete Mism@

Hoy mientras me tomaba un café, conversaba sobre la capacidad que hemos perdido en reconocer y aplaudirnos por lo que ya hemos logrado en nuestras vidas. Estamos tan enfocados (y me incluyo) en lo que nos falta para alcanzar esa meta o en lo que no se nos ha dado, que hemos perdido la capacidad de ver todo lo que hemos logrado.

En ocasiones olvidamos hacer un recuento de dònde estábamos cuando comenzamos. Y la mayor parte del tiempo, esperamos esa validación de otra persona. Esperamos que los que están a nuestro alrededor nos feliciten por nuestros logros y nos frustramos porque nadie se da cuenta y nadie se toma el tiempo por ver cuánto hemos crecido.

¿Sabes qué? Nadie mejor que tú para saber cuánto sacrificio, cuánto esfuerzo, cuántas noches de desvelo y lágrimas te ha costado llegar a donde estás. Recuerda que hay cosas que simplemente los demás no ven. Nadie tiene la capacidad de validarte y reconocerte más que tú mism@.

Es cierto que tú pasado no define tu futuro, pero eso no significa que para bien no puedas mirar tu pasado y de vez en cuando aplaudirte tú Mism@ por tus logros.

Hoy, yo saco unos minutos para aplaudirme👏🏽 💗Para darme ese “standing ovation” que merezco por haber llegado hasta aquí. Y me miro y sonrío orgullosa de saber que estoy varios pasos “alante” 😃 de los que aún no han comenzado a trabajar por sus sueños. Hoy, me enfoco en el camino. No en cuanto me falta, sino en los obstáculos vencidos. Hoy me siento capaz de felicitarme y decirme “eres la mejor carajo!”.

Aplaudirse 👏🏽uno mismo, es conectar.

Abrazos mi☀️,

Misma

Disfruta El “Ride”

Disfruta El "Ride"
               

Esa sensación de que aunque las cosas no estén saliendo como hubieras querido para ti en este momento de tu vida, estás tranquilo y tú misma(o) te sorprendes. Te sorprendes de no pelear con el mundo. De no frustrarte.

No es rendirse. No es cambiar la meta. No es dejar de trabajar para lo que quieres. Es la certeza de que lo que está ocurriendo, aunque no lo entiendas, es para un bien mejor.

Me disfruto “el ride” en la montaña rusa en la que me montaron sin permiso; con sus altas y bajas, con los brazos abiertos. Viviendo. Creciendo. Agradecida del que me toma de la mano en el asiento del lado, aunque tenga miedo.

Eso se llama “estar presente”. Eso se llama “mindfulness”. Eso es vivir. Eso es estar en Paz.  Abre los brazos y recibe.

Besitos ☀️

Misma

Tumba el Muro; Construye un Puente.

 

Tumba el Muro; Construye un Puente

Recientemente se ha vuelto a poner de moda el tema de levantar muros entre las naciones por x o y. Y esos son muros estructurales de los que no vamos a profundizar aquí porque realmente para hablar de seguridad y política tenemos las noticias u otros blogs.

De los muros que quiero hablar hoy son los muros interiores que muchos de nosotros levantamos. Y me incluyo, porque yo también tengo unos cuantos. Muros que a veces ni nos percatamos que estamos levantando o que hemos levantado. Muros que en ocasiones son más fuertes que los ladrillos. Muros que fortalecemos y  hasta decoramos con colores y flores. Muros cuya razón de ser es protegernos de que los demás o las circunstancias nos hagan daño. Muros que a otros se les hace casi imposible poder brincar para llegar a nuestro interior. ¿Y lo peor? A nosotros se nos va una vida construyéndolos y otra para tratar de nosotros mismos derribarlos.  Los muros nos aíslan de los demás. Nos alejan de la realidad. Y en ocasiones nos aíslan de nosotros mismos, cuando obviamos lo que sentimos.

Todos en mayor o menor medida hemos tomado medidas para proteger nuestras emociones de los demás. Las experiencias dolorosas de la vida nos llevan a esto. Sin embargo, hay una línea fina entre lo que es ser precavido y cuidadoso a lo que es levantar un muro que nadie por más que intente pueda derrumbar. Protegernos es bueno porque no podemos andar por ahí regalando y subastando nuestros sentimientos y emociones. Pero no está bien que usted se esté protegiendo de aquellos que le dan la mano y que usted sabe (porque lo han probado) que no quieren destruirle o hacerle daño. La otra persona va a terminar cansándose de su barrera. Va a dejar de buscarle la vuelta. Va a dejar el marrón, el pico, la pala y la soga a un lado y va a rasparse pa’ las pailas…

Algunos ejemplos de muros que podrían estar de manera consciente o inconsciente:

  1. No mostrar emociones o expresar emociones a los demás.
  2. Rechazar cualquier invitación para compartir.
  3. Utilizar sarcasmo en cualquier situación.
  4. Nunca poder encontrar algo positivo a una persona o situación.
  5. Constante queja sin valorar las cosas extraordinarias que pasan a nuestro alrededor.
  6. Actitud pesimista ante la vida.
  7. Miedo a comprometerse con alguien o algo.
  8. Andar con cara o actitud de “apestaíto” por la vida, para que los demás nos cojan miedo.
Tumba el Muro;Construye un Puente
Hoy, decide comenzar a tumbar tus muros, camina liviano aunque te cueste y construye puentes que nos permitan conectar.

Entonces mi exhortación en esta semana es que hagas un auto análisis y veas si realmente las cosas no se te están dando con los demás porque tienes todos tus muros arriba. A veces decimos que los demás no se acercan, que nos sentimos solos y que nadie nos quiere y es que nosotros mismos alejamos a los demás. Si hay muros, evalúa las razones para haberlos levantado. ¿Realmente vale la pena seguir continuando con el peso de esa muralla interior? No todos los seres humanos son iguales. Es cierto, a veces hay gente mala. Pero ¿y si te encuentras a alguien bueno lo vas a tratar igual? En un mundo en el que nuestros gobernantes se empeñan en levantar muros entre naciones y entre clases sociales, es imperativo que los seres humanos comencemos a construir puentes que nos lleven a conectar con nosotros mismos y con los demás. Puentes que nos acerquen a vivir de una manera más balanceada. Cada uno tiene que hacer su trabajo interior. Cada uno tiene que intentar.

Hoy, decide comenzar a tumbar tus muros, camina liviano aunque te cueste y construye puentes que nos permitan conectar. Vuela el muro. Construye puentes y comienza a caminar.

Buena semana mis solecitos☀️,

Misma

El Limón Tiene Poder…

Por: Sofía Vilá

El Limón Tiene Poder
Ese limón es capaz de transformarte por completo. De convertirte en algo exquisito, gourmet; en una “ricurita” andante.”

Qué mucho limita el dicho “mija, si la vida te da limones, haz limonada”. Y es que esto lo repetimos como el papagayo sin pensar que lo que estamos haciendo es minimizando lo poderosos que son los momentos difíciles de la vida.

Primero, analicemos las propiedades del limón: es un preservativo natural, tiene propiedades antioxidantes y previene la contaminación de bacterias. ¿Por qué limitarme a hacer una limonada cuando las posibilidades son infinitas? En lo personal, disfruto de un delicioso ceviche curao’ con limón. El limón rompió esas proteínas e hizo un plato increíblemente delicioso y refrescante. O sea, el limón tiene poder.

Así los limones que nos tira la vida, ya sean “buscaítos” o no, nos dan la oportunidad de curarnos, romper con hábitos, relaciones o situaciones tóxicas y hacer de nuestra vida, una nueva, refrescante. Y sí, deliciosa. ¿Que si duele? ¡Uff! ¡Claro que duele! Pero créeme, vale la pena. Ese limón es capaz de transformarte por completo. De convertirte en algo exquisito, gourmet; en una “ricurita” andante.

Volvamos un momento a las propiedades antioxidantes, en este sentido el limón nos protege de los radicales libres o los “bad guys” de los productos de desechos del cuerpo que cuando se acumulan en exceso crean un ambiente propenso para daño celular y enfermedades como el cáncer. Y a que no sabías que el limón con agua en ayuda en la mañana, hace que tu cuerpo sea más alcalino y por lo tanto (lee bien) baja la acidez de tu cuerpo. ¡Si! Pensamos que el limón promueve la acidez y lo que hace es lo contrario. Por lo tanto, los “limones existenciales” nos ayudan a sacar todo eso que nos esté atrasando y llevando a no ser quien Dios quiere que seamos. O sea, la mejor versión de nosotros mismos. El limón transforma.

El Limòn Tiene Poder
Reconocer que los limones en la vida pueden ser más que limonada, que pueden sacar lo mejor de ti y que tienen el poder de transformarte; es conectar.

Preservativo natural: umm, interesante. Hace que lo Bueno, dure más. Los limones de la vida nos ayudan a recordar en cada prueba de qué estamos hechos. Es en la temporada de limones cuando sientes y recuerdas: ¡coño, si yo hice esto en aquel momento, lo que me está pasando ahora no es na’! Y así tenemos la oportunidad de sentir que toda experiencia vale la pena la pena y reconocer la presencia de Dios en cada paso.

La próxima vez que la vida te de limones: da las gracias por ese limón, enumera lo que tienes que hacer para sacarle el jugo a esa situación, confía en que no estás solo; Dios está a tu lado siempre. Y finalmente ponte creativo y decide qué vas a hacer con esos limones, las alternativas son infinitas para conformarse con una simple limonada. ¡DALE, SACALE EL JUGO!

Reconocer que los limones en la vida pueden ser más que limonada, que pueden sacar lo mejor de ti y que tienen el poder de transformarte; es conectar.

Buena semana 🍋 ☀️,

SofÍa

 

Nota: El articulo de esta semana es una colaboración de mi amiga y hermana Sofía Vilà. Ella es uno de los regalos mas grandes que me ha dado la vida y me hace super feliz que podamos juntarnos en esta aventura. ¡Esperen mas de ella!

La Semilla

 

La Semilla
La mente es como un gran terreno donde se han plantado distintas semillas tales como: alegría, paz, miedo, amor, tristeza… ¿Cuáles de ellas crecerán y terminarán dominando esa tierra? Las que tú decidas regar, alimentar y cuidar diariamente.

 

“Your mind is like a piece of land planted with many different kinds of seeds: seeds of joy, peace, mindfulness, understanding, and love; seeds of craving, anger, fear, hate, and forgetfulness. These wholesome and unwholesome seeds are always there, sleeping in the soil of your mind. The quality of your life depends on the seeds you water. If you plant tomato seeds in your gardens, tomatoes will grow. Just so, if you water a seed of peace in your mind, peace will grow. When the seeds of happiness in you are watered, you will become happy. When the seed of anger in you is watered, you will become angry. The seeds that are watered frequently are those that will grow strong.”

– Thich Nhat Hanh

 

Dice el monje Thich Nhat Hanh que la mente es como un gran terreno donde se han plantado distintas semillas tales como: alegría, paz, miedo, amor, tristeza…¿Cuáles de ellas crecerán y terminarán dominando esa tierra? Las que tú decidas regar, alimentar y cuidar diariamente. Wow!

A diario y sin darnos cuenta escogemos cuál es el estado mental en el que vamos a vivir ese día. Y lo vamos fortaleciendo con cosas que pueden ser positivas o negativas. Estar consciente de eso es lo que hace diferencia en muchos seres humanos. Es lo que hace diferente a unas personas de las otras cuando enfrentan momentos difíciles y devastadores. Algunos, se tiran a morir, otros escogen resurgir y transformarse durante el proceso. Los que deciden abonar el lado de la negatividad en sus vidas, ven problemas por todos lados. Buscan alimentar su sentido de frustración. Su lenguaje verbal y no verbal transmiten sus sentimientos negativos constantemente. Hasta buscan programas, libros, noticias y personas que estén en esa misma línea. ¿Lo peor? En la mayoría de los casos no se dan cuenta. Porque tampoco es que anden por ahí repitiéndose “quiero ser la persona más amargada del planeta”. Pero “el hambre y la necesidad” no se pueden juntar. Hay que romper con el grupito de “los amargaítos” y “apestaítos anónimos”.

De igual forma, aquel que busca cultivar el positivismo, el agradecimiento diario, la esperanza, la alegría, se mezcla con personas que vayan en esa línea. Ve programas, sigue páginas en Facebook, lee libros y revistas que lo ayuden a cultivar una actitud positiva. Entonces abona esa parte y su reacción ante las crisis y los golpes duros de la vida son distintos a una persona que escoge lo contrario. Y no es que no le duelan las cosas, que sea un enajenado emocional. Que viva en “la la landia” como digo yo o que le resbalen las cosas. Todo lo contrario, es una persona que está viviendo el presente, pero bien consciente de que su actitud ante la adversidad puede hacer la diferencia.

Esta semana te invito a que examines ¿qué semilla estás plantando o abonando en tu vida? ¿Qué estás dejando que crezca en tu mente y en tu corazón? Y si es lo negativo lo que estas alimentando, poco a poco ve podando. Te diría que lo arranques de momento, pero igual sé que son procesos y que no todos podemos darle “machete” a las cosas. Va a ser difícil, porque uno se encariña con la “mala hierba” pues es lo que conoce. Y porque si tiene un grupo de apoyo de gente que ande en las mismas, ellos van a hacer todo lo posible porque no salgas de su club.  Dios te libre de arruinarles su amargura y su crisis con la vida.

Ve sembrando, alimentando lo que es positivo, los ejercicios de agradecimiento diario. Busca relacionarte con personas que te cambien el estado de ánimo. Que te ayuden a salir de lo negativo. Y cuando vengan momentos de dificultad o de miedo, interrúmpelos con agradecimiento. ¡Si! Haz una pausa y cambia a agradecer el momento y/o cualquier otra cosa por la cual sabes que debes estar agradecido. Respira. Y sigue. Haz esto por lo menos21 días, para que tu mente se acostumbre a repeler lo negativo y a buscar automáticamente la bendición. Mantén la esperanza siempre, si piensas que mañana será un mejor día automáticamente tu estado de tensión baja y se vuelve más tranquilo.

La Semilla
Cuando vengan momentos de dificultad o de miedo, interrúmpelos con agradecimiento.

Sentarte a verificar qué es lo que has estado abonando, es conectar.

Un abrazo fuerte,

Misma

 

Nota: Thich Nhat Hanh es Monje budista y activista por la paz, nominado para el Premio Nobel por ese motivo.

La Crayola Rota…

Cayola Rota
Aquella crayola perfecta no ha dado color a nada en el mundo. La gastada, la rota, la que es tal vez más difícil de manejar; esa, ha trabajado lo suficiente como para darse una nueva oportunidad y seguir siendo parte de una gran obra de arte.

 

Hoy vamos a ser breves, pero directos al grano.

Amo colorear, así es que hablemos de crayolas… Pero no las de “kínder” de las que todos están hablando ahora en Puerto Rico 😂  y que las parten por gusto.  Sino las del buen sentido de la palabra. Las que están de moda ahora para los libros de pintar que hasta para adultos vienen. Las que se rompen a veces por el uso, por el tiempo, por lo mucho que las hemos usado. Y que, a su vez, son nuestras favoritas. Y estarás pensando: ¿qué tienen que ver las crayolas con la vida? Pues… ¡Todo!

Te explico mi solecito hermoso: a veces estamos rotos. Pero como digo yo: “destruyidos”. Hay eventos de dolor y experiencias que nos marcan de la forma más brutal. Y no volvemos a ser los mismos. Y llegamos a pensar que las cosas rotas no sirven. Que lo que está roto se tira a la basura o a un lado. Más aún, que nadie quiere o va a tener el valor de querer algo roto o desgastado.

Claro que eso va a depender de la generación en la que hemos crecido. Porque la generación de mi abuela no botaba nada. Lo que no se podía usar se guardaba para piezas. Todo era útil. En generaciones como la mía o los más jóvenes solemos pensar que las cosas no se pueden arreglar. Que cuando algo se quiebra, se parte, se rompe ya hay que tirarlo. Y eso nos pasa con todo: con los sentimientos, con nuestras relaciones con los demás, con nuestros sueños que no resultaron en un momento dado, con nosotros mismos. Estamos acostumbrados y hasta hemos sido adiestrados en muchos aspectos a que si se nos rompen las cosas las tiramos. O a que se desgasten o se ven un poquito usadas, entendemos que ya no sirven. Y vamos por ahí sin repararnos, sin pegarnos, sin resolver con los demás las diferencias, sin volver a intentar eso que en un momento no se pudo.

Sin embargo, las crayolas cuando se rompen o se desgastan no dejan de pintar. Es difícil sacarles filo y volver a pintar. Tienen su truco para manejarlas. ¡Pero no son imposibles! Pintan.  de una forma distinta, pero dan color, son útiles y tal vez en las manos correctas; son hasta mejores.  Cumplen con el propósito para el cual fueron creadas: dar color.

Y así debe pasar con nosotros. Es obvio que no vamos a ser los mismos después de sentirnos rotos por dentro o de haber tenido malos resultados o dañado una relación. Pero el continuar funcionando, el seguir adelante, el tratar de reinventarnos está en nosotros.  No importa si hoy te sientes como una crayola rota por la vida. Aun así, tú puedes dar color a la mejor obra de arte del mundo: tu vida. 

Crayola Rota
Reconocer que de vez en cuando soy una crayola rota, pero que aun así puedo cumplir con el propósito de mi vida, es conectar.

Cambia el canal. Trabaja con tus pedazos rotos. Busca ayuda. Y recuerda que aquella crayola perfecta no ha dado color a nada en el mundo. La gastada, la rota, la que es tal vez más difícil de manejar; esa, ha trabajado lo suficiente como para darse una nueva oportunidad y seguir siendo parte de una gran obra de arte.

Reconocer que de vez en cuando soy una crayola rota, pero que aun así puedo cumplir con el propósito de mi vida, es conectar.

¡Vamo’ arriba mis soles!  

Besitos en el cutis☀️,

Misma

 PD: Antes de que empiecen los ☀️  sabemos que Crayola es una marca y no me dan nada por anunciarla. Igual es el nombre más popular para referirnos a ellas. 

Cuando La Mecha Está Corta

Cuando La Mecha Está Corta
Hablar de “andar con la mecha corta” es reconocer que estoy a punto de llegar a mi límite.

 

A todos nos pasa que tenemos esos días, semanas y hasta meses en los que sentimos que no pegamos una. Simplemente nos pasa todo lo inesperado y que nos hace sentir incómodos. Sentimos que estamos siendo un imán para la calamidad, para los problemas o situaciones. Y es como un virus. Se riega en tu ambiente de trabajo, en tu casa, en la calle… Y empiezas a chocar con todo el mundo y con todo lo que te rodea. Sientes que hasta el perro de la casa te ladra sin sentido. Y admito, que como soy humana y esto NO es un blog de decir que soy perfecta, estos días (semanas) en mi vida son de esos en los que “no pego una”.

Y cuando estoy así, tengo que reconocer que “la mecha está corta”. ¿Qué significa eso? Que puedo salir disparando algo que luego, pensándolo bien, no debería. Es reconocer que estoy llegando a mi límite. Que probablemente si no pienso las cosas y hago una pausa antes de contestar, voy a decir cosas de las cuales me voy a arrepentir y a quienes menos “vela en este entierro tienen”. O, a quienes no debo decirlas. Por eso, hoy decidí abrir más este canal de comunicación con Misma y compartirles algunas cosas que he identificado de estos procesos o ciclos y que me he tenido que repetir. Cuando estés en un momento en el que sientes que “te han cambiado el jabón de bañar por el pote de sal”, que literalmente no pegas una y para colmo “la mecha está corta” intenta lo siguiente:

  • Haz una pausa y trata de reconocer que es un mal momento para ti. No solamente para otros, sino para ti. Porque tendemos en ser sensibles ante los malos momentos de los demás y hasta justificar sus malos hábitos, mal carácter y demás, pero nosotros no lo somos con nosotros mismos. Así es que detente y acepta que estás pasando por un mal momento.
  • Acepta también que a lo mejor el otro(a) tal vez puede estar pasando por un mal momento y que ya se le va a pasar. Dale el beneficio de la duda. Aunque todos sabemos que hay personas que tienen un don especial y casi divino, para joder al pròjimo.
  • Date permiso para gritar, llorar, para sentir y expresar tu coraje y frustración… Pero, de la forma adecuada y con las personas que te quieren. Sin perder el caché y sin hacer cosas que sabemos luego te vas a arrepentir. ¡Y bajo ningún concepto, rompas el celular, porque después no me puedes leer! Pero es importante que tengas tu desahogo sino “la mecha va a estar corta y pico”.
  • Pregúntate si lo que está pasando es completamente cierto o si tiene que ver con tu película mental. A veces es mitad y mitad. En ocasiones, nuestra mente salta a conclusiones y nos imaginamos cosas que no existen o nos preparamos para cosas que a la otra persona ni le ha pasado por la mente. Y es posible que no podamos tener esta perspectiva en el momento, pero después cuando estés escribiendo en tu journal, analiza qué porciento de lo que te ocurre es tu mente llegando a conclusiones vs lo que realmente son los hechos. Y les digo: a veces hasta “charra” me siento cuando hago este ejercicio.
  • Reconoce que esto es una etapa, un ciclo una mala racha. ¿Lo más importante? Va a pasar. 
  • Y si puedes dilo a otras personas para que sepan. Digo, no es que andes pregonando o te hagas un cartel que diga “hoy no estoy pa’ ti” (aunque es buena idea😂). Yo al menos a las personas que estimo y que son mis amigos cercanos y familia, les digo “tengo la mecha corta”. La persona si te quiere lo valora. Respeta su honestidad. La agradece. Y corre 😂  a poner su vida a salvo, antes de que explotes con el (ella).
  • Por ùltimo, andar con la mecha corta no es un estilo de vida. Es una etapa por la que todos pasamos. Si se convierte en tu día a día, hay que buscar ayuda.

Escribirles es para mí una terapia. Somos humanos y todos estamos en un proceso de aprendizaje. Si usted me ve esta semana tiene dos opciones: ¡o me abraza o protege su vida!😇   Seguimos creciendo juntos, porque desahogarse y reconocerse también es conectar.

Los quiero,

Misma💗

Haz Las Paces Contigo Misma(o)…

  • Haz Las Paces Contigo Misma(o)…
    Qué difícil se nos hace tener compasión con misma(o). Qué difícil se nos hace sanar y volver a tratarnos y hablarnos con amor.

Haz las paces con tu pasado para que no destruya tu presente”. Aleph

 

En su libro Aleph, Paulo Coelho nos indica que tenemos que hacer las paces con nuestro pasado para que no destruya nuestro presente. Y es que en la mayoría de los casos estamos educados o hasta adoctrinados a cargar el pasado por la vida. Cargamos equipaje pesado. Y a veces hasta con orgullo. Me atrevería a asegurar que hasta lo adornamos y le ponemos colores, luces, lentejuelas y perlas. A veces llevamos el pasado como un accesorio. En otras como un bulto bien pesado. Y en los peores casos, son tantos los años que llevamos cargándolo, que ya es parte de nosotros y es como otra extremidad.

Cosas sin resolver que ciertamente bien sea por la prisa, porque hay que continuar, o porque siempre posponemos todo, nunca resolvemos y no sacamos de nuestras vidas. En cualquier caso, esto no nos deja encontrar la felicidad. No nos deja sentirnos plenos. No podemos estar en sincronía con el presente. Y seguimos sin perdonar, sin resolver, sin detenernos… sin perdonarnos.

Y es ahí donde me quiero detener: en perdonarnos. ¡Sí! Porque en muchas ocasiones estamos conscientes de que tenemos que perdonar a otros. ¡Y hasta lo hacemos con el mayor de los amores y la compasión más espectacular! Pero qué difícil se nos hace perdonarnos a nosotros mismos. Qué difícil se nos hace tener compasión con misma(o). Qué difícil se nos hace sanar y volver a tratarnos y hablarnos con amor.

Nadie tiene en esta vida una capacidad mayor para maltratarnos y para herirnos que nosotros mismos. Somos crueles. Injustos. Nos autocastigamos hasta dejarnos en la llaga. No nos permitimos un solo error (¡O varios! Total. ¡Que se joda!). ¿Y sabes qué? Es vital que aprendas a perdonarte. No es que andes por el mundo aplaudiéndote y haciendo una fiesta por cada “metida de pata”, porque todos sabemos que hay que aprender de nuestros errores para no repetirlos. Pero tampoco es que andes cargando con tus errores como si estuvieras cargando un hijo.

Y les hablo de corazón. Porque algo que me ha tomado mucho trabajo aprender es a hacer las paces con Misma. Reconozco que soy mi peor crítico. Que hay muchas ocasiones en las cuales me hablo fuerte. Reconozco que a veces me dirijo a Misma como si fuera la peor persona de este planeta. Que hay veces en las que la maltrato y me olvido que escucha, siente y padece. Que le hago hasta bromas pesadas. Le pongo sobrenombres. La maltrato recordándole sus errores. Y sé que merece mi amor, compasión y respeto más que nadie en este mundo.

Por eso hoy me atrevo a traer este tema. Porque en mí exige un esfuerzo constante, consiente y de todos los días. ¿Si soy capaz de hablarle compasivamente a los demás cuando están en malas, por qué no puedo ser capaz de hacerlo conmigo? 

Esta semana te invito a hacer un ejercicio en el que tal vez me vas a odiar, pero pues está bien, puedo bregar con eso. Abre tu Journal y escríbele una carta a Misma(o).

Querida Misma(o):

Quiero tomar un momento para decirte que en muchas ocasiones me has fallado. Haz hecho cosas que han herido a otros y que también han tenido consecuencias contra mí. Sé que no eres perfecta. Que todos cometemos errores. Y por eso en este momento quiero pedirte perdón:·        

  •  por todas las veces en las que te menosprecié y pensé que no podías lograrlo
  • por todas las veces en las que te he humillado y denigrado, pensando que mereces menos 
  • por todos los errores que has cometido y por los cuales, aun habiendo aprendido y subsanado, te sigues torturando
  • por dejarte vencer por el miedo y la inseguridad
  • por no ser firme cuando tomas decisiones
  • ……………

Te acepto. Te amo y te valoro. Te respeto.”

Tal vez en esa carta haya cosas de toda una vida. O tal vez, cosas que pasaron esta semana. No importa como sea tu carta, lo importante es que sea honesta y que te permita hacer las paces con Misma(o). Porque hacer las paces con Misma es conectar.

Besitos,

Misma

No es lo mismo estar alegre a ser feliz…

Ser Feliz.
La alegria es pasajera. La felicidad es un modo de vivir.
Esta semana debatía cuál sería el tema a conversar con ustedes. Les confieso que no llegaba nada a mi mente. La “musa” se había ido en la huída. Y de momento pensé en que ya era tiempo de que habláramos sobre la confusión (como decimos los puertorriqueños) que tenemos “entre cuero y carne” entre la alegría y la felicidad. Y es que a veces en este ir y venir de la vida es bien fácil confundir ambas cosas. Y hasta les confieso, que yo tuve momentos de mi vida en los que andaba como “confú”, como confundía. 😂
Ser Feliz.
Cada día tiene su regalo…

Cuando hablamos de alegría hablamos de algo que se vive en un instante específico. Es algo que surge o que es provocado por algùn evento, actividad, persona o hasta por nosotros mismos. Pero es algo que es pasajero. Que dura un instante o periodo determinado. Es eso que ocurre que no olvidas con facilidad probablemente y que cuando lo recuerdas te lleva a sonreír o a reír como si estuviera ocurriendo. Pero recalcamos, es algo pasajero. Le da un “pump” a tu día o a ese periodo de tu vida. Es eso que te miras en el espejo y te dices: “Eres bella(o) firma aquí”. Te hace sentir poderosa(o). Imparable. Depende mucho de las emociones del momento. Por ejemplo: te encuentras con tus amigos y pasas el rato de tu vida, te vas de viaje y la pases brutal, vas al concierto de tu artista favorito, te gradúas, te ascienden en el empleo, logras el trabajo que querías, te llegò el reintegro 😂, , te casas, vas a tener un hijo, te aceptaron en la universidad…. Vas entendiendo? Yo pues como a veces soy cursi, me alegro hasta de que salga el sol, me alegro y me emociono cuando veo un arco iris, me alegro de ver a alguien sonreír… Pero esa es Misma: Acéptame y brega con eso!

Ser Feliz
Todos los días decide ser feliz.

La felicidad? La felicidad es algo mas profundo. La felicidad no depende de que algo ocurra o de alguien mas. La felicidad no es pasajera. La felicidad es un modo de vivir. Es una decisión consiente. La felicidad viene de adentro. No depende de ningún estimulo. Depende de tu aceptación de la realidad en la que vives. Depende de la decisión consciente de vivir en un estado de profundo agradecimiento, de saber que hay un día detrás del otro. De que aunque las cosas no sean perfectas siempre hay algo bueno ocurriendo. Se trata de que tu presente, tus emociones, tus acciones están en sincronía y por eso hay una sensación de plenitud en tu vida. Se trata de la confianza de que todo tiene un propósito. Y en aquellos que son creyentes (en lo que sea), que hay un plan perfecto que siempre obra para bien. También se trata de saber que estas haciendo lo que es correcto (nuevamente, de acuerdo a lo que es tu moral, tus valores, etc.). De sentirte cómoda(o) en tu misma piel. De no depender de la aprobación de los demás porque tu sabes que eres “un lujo de ser humano”. Y volvemos a que es una decisión diaria. Te levantas por la mañana y decides que HOY vas a ser feliz. No mañana. HOY. Y te pones el propósito de vivir el día conscientemente en ese estado de animo. Y van a pasar cosas buenas y malas. Pero por las malas no dejamos de ser felices. Por las malas a lo mejor nos “apestamos” un poquito, pero seguimos sumando las cosas buenas. Hacemos el ejercicio de gratitud, Escribimos en el journal. Cerramos el día con una nota positiva. Y mañana volvemos sin frenos, porque para ser feliz no todo tiene que estar perfecto sino en balance.

Un ejemplo consciente de mi vida es que puedo decirles que soy feliz. Hoy lo soy. Talvez hace algunos años no lo era porque vivía esperando las aprobaciones de los demás o tal vez entendía que tenía que tener X cosa o persona en mi vida para ser feliz. Como muchos, entendía que la felicidad dependía de cosas que estaban fuera de mi. No es hasta que comienzo a tratar de estudiar, de crecer en mi interior , de conocer realmente quién soy, que me doy cuenta que tengo todo lo que necesito para ser feliz. Claro, que las comodidades son importantes. Pero no definen mi felicidad. Definen mi “contentura”, pero no mi felicidad. Tengo mis días grises (negros para ser mas precisa) y no tengo una vida perfecta según la definición de muchos. Pero estoy tan agradecida de tantas cosas y hago (trabajo diario)  un esfuerzo consiente por establecer ese balance en mi vida, en mi interior que me permite ser una mujer plena y feliz de ser quien soy. Tampoco soy perfecta. Cometo errores (horrores a veces) y se que soy un “proyecto en desarrollo”, y me disfruto todos los momentos de alegría que la vida me da para ser más feliz.
Ser Feiz
Tu felicidad es tu responsabilidad diaria.

Así es que esta semana (o lo que queda de ella), te invito a que evalúes si estas siendo alegre  o si estas siendo verdaderamente feliz. Y si solamente estas disfrutando de momentos de alegría, vamos a comenzar como dice Fonsi: “pasito. pasito, suave suavecito…” (perdòn jaja) a trabajar para construir día a día ese balance que te va a llevar a ser feliz.

Ser feliz es conectar…

Sonríe mi ☀️,
Misma

Escoger Tus Batallas Te Da Poder…

Manejo de Emociones
Cuando escoges tus batallas, canalizas tu energía de una forma efectiva. Eso se llama tener poder.

En los últimos días he estado de vacaciones fuera de Puerto Rico con un grupo de amistades. Unas vacaciones que habían sido planificadas con bastantes meses de anticipación y que eran el tiempo de descanso y relajación que necesitaba ante tanto trabajo del 2016. El día en que partíamos para Fort Lauderdale a tomar nuestro crucero fue un día que marcò la vida para muchas personas, que como yo, acostumbramos viajar frecuentemente pensando que todo va a estar bien.

Aquella fatídica tarde un hombre desequilibrado y enfermo mental decidió comenzar a disparar indiscriminadamente a las personas que se encontraban en el área de reclamo de equipaje del aeropuerto de Fort Lauderdale en Florida. Las heridas emocionales quedarán para siempre. Varios muertos, demasiados heridos y corazones destrozados ante el terror de esa experiencia.

En nuestro caso, cuando fuimos a comprar los pasajes contemplamos la opciòn del vuelo que precisamente llegaba a la hora en la que se estaba dando el lamentable incidente. Sin embargo, algo nos dijo que compráramos el vuelo de la tarde para descansar y no andar con prisa. Sabemos que fue la mano de Dios protegiéndonos una vez mas. Cuando salieron las noticias aun estábamos en PR. Algunos de nuestros amigos (éramos mas de 30 personas en este viaje) ya se encontraban esperándonos en la Florida. Otros estaban en otros terminales del aeropuerto de Puerto Rico, porque volábamos por distintas líneas. Muchos sentimientos encontrados entre las personas que nos rodeaban. Nuestras familias extremadamente preocupadas. Nuestros teléfonos explotando de mensajes. Muchas personas molestas y a la vez consternadas, porque perdían sus vuelos.  Ante todo esto, nosotras lejos de quejarnos porque estuvimos horas esperando en el Gate en lo que cancelaban los vuelos y demás, dimos gracias a Dios por nuestra vida y rezamos por las víctimas y por el victimario.  Sí. Rezamos por el, porque solamente una mente atormentada y fuera sí, puede concebir matar a seres humanos inocentes. Porque probablemente el estaba pidiendo ayuda desde hacia tiempo y no la había recibido. Rezamos también por los familiares de las víctimas y por las del victimario, porque igual debe ser difícil enfrentar la realidad de que uno de los tuyos cometió un acto tan desgarrador.

Ese dia nos crecimos porque fuimos de las pocas personas pacientes y compasivas con los empleados del aeropuerto. Era una nueva oportunidad de escoger nuestra batalla. Todos estábamos en una situación difícil y no era culpa de nadie. Hablamos con muchos extraños. Conocimos muchas personas. Y nos dimos cuenta que los momentos de crisis pueden sacar lo mejor y lo peor de cualquier ser humano. En nuestro caso, nosotras decidimos sacar lo mejor de cada una a pasear. Logramos cambiar nuestro vuelo para el próximo día. La única diferencia es que esta vez, llegábamos a Orlando y debíamos guiar casi 4 horas para llegar a Fort Lauderdale.

Al otro día, con el mismo amor, arrancamos y nos montamos en nuestro nuevo vuelo. Al llegar a Orlando estaba lloviendo demasiado. Lo que representaba que íbamos a tener mal tiempo para guiar tantas horas. Un desayuno ligero y salimos a la carretera. Gracias a Dios cuento con la mejor compañera de viaje que cantò, bailò y habló (hasta por los codos) para que no me quedara dormida mientras guiaba. En todo momento estábamos consientes de los afortunadas que éramos. Horas después logramos llegar a entregar el carro. Allí en el local de entregar el carro había un ambiente de molestia, malhumor, incomodidad porque éramos demasiadas personas en la misma situación. Muchas personas sin dormir, que habían guiado hasta 12 horas para llegar allí. Poco personal (ya que lo que había ocurrido al cerrar los aeropuertos era totalmente anormal) y no estaban preparados. Vimos gente insultarse y que por poco se van a las manos por entregar un auto. Las personas agredían con palabras e insultaban a los empleados de la compañía de autos, quienes luego de horas de insultos también respondían de la misma forma. Tuve que hacer la fila tres veces para entregar el auto. Por distintos motivos estuvimos allí más de 2 horas. Aun así, cuando llegué al mostrador donde el empleado, lo miré a los ojos y le sonreí. Le pregunté, cómo estaba a lo que él respondió que había sido uno de los peores días de trabajo de su vida. Mientras me cobraba le dije que este día también iba a pasar. Que yo le agradecía su esfuerzo ante el momento de crisis. El me dio las gracias por las palabras. Y después me dijo “no se moleste pero tengo que cobrarle la gasolina porque el tanque está a la mitad”. Le digo: “no importa, no es tu culpa. Es la mía por no parar.” Me dice: “Es que la señora anterior me insultó por eso” Le digo: “La señora anterior es distinta. Ella esta cansada. A veces el cansancio nos nubla. Yo valoro tu trabajo. Còbrame para que sigas con el próximo”. Y me despedí deseándole lo mejor. Talvez, para el resto que estaba en la fila, mi actitud de no hacerle coro a su desesperación y molestia, era incorrecta. Pero yo tenia claro en que yo tenia que hacer la diferencia en el día de ese empleado. Y al final, sacarle una sonrisa, me hizo sentir que era la persona mas poderosa que se encontraba en aquel lugar. Como ves, el poder tiene una definición distinta en cada ser humano. Escoger tus batallas es un acto de poder.

Al final del día logramos reunirnos con nuestros amigos y zarpamos. Nuevamente confirmamos que hemos madurado emocionalmente como para reconocer que había tanto en nuestra odisea por agradecer y que el panorama siempre pudo haber sido peor. A veces, escogemos enfocarnos en lo negativo y eso nos nubla el entendimiento y la razón. En nuestro caso, luego de mucho tiempo practicando los ejercicios de agradecimiento, haciendo journaling y aplicando lo aprendido sobre “la digestiòn de las emociones” todo fluyò de una manera en la que nosotras mismas nos sorprendimos. No hay mayor satisfacción que el estar en control de lo único que te pertenece: tus reacciones.

Manejo de Emociones
Controlar y manejar tus emociones es tener poder.

A continuaciòn te comparto varias lecciones de esas 24 horas:

  1. La vida es corta. Haz lo que tengas o quieras hacer hoy. Es posible que no haya un mañana.
  2. Sé agradecido. En lo pequeño y en lo simple, vive con un corazòn agradecido.
  3. La tolerancia y la compasiòn siempre deben ir por encima del coraje y la negatividad.
  4. Cualquier día es bueno para comenzar a cambiar tu forma de ver la vida.
  5. Una sonrisa y un simple “gracias” pueden cambiar el día de otra persona.
  6. Dile a los tuyos que los amas en todo momento y lugar. Aunque suene ridículo, es posible que no haya un después.
  7. No hay planes perfectos. Siempre tienes que tener espacio para ser flexible e improvisar ante las circunstancias.
  8. Valora el esfuerzo y trabajo de cada ser humano que se cruza en tu camino.
  9. Lo que va a pasarte va a pasarte cuando sea tu hora. No antes. No después.
  10. Vive Carajo! Vive!

Esta semana te invito a hacer una pausa cada vez que te pase algo que te saca del “plan” que tenías. Pregúntate: vale la pena batallar o esa energía la puedo canalizar buscando una solución viable y aun así, lograr mi objetivo? Escoger tus batallas mi querido sol, es una forma de conectar…

Besitos,

Misma