Tu Carta Compromiso 2018

En ocasiones tenemos metas y sueños que pensamos todos los años en cumplir. Ahí estamos cada 31 de diciembre, bien bellos, pompeaos y gozosos frente al espejo “este año si!” “Ese año carajo lo voy a lograr” “nada me va a detener” “mírenme bien malditos, voy pa’ lante”. Y al primer tropiezo del Año, nos vamos por el barranco. Vamos cabizbajos, como alma en pena y todo el mundo viéndonos a moco tendío por las calles.

Te has preguntado porqué abandonas tu sueño? Yo me hice esa pregunta muchas veces. Es más! Aún me hago esa pregunta cuando sé que yo misma me saboteo. Porque la realidad es que si bien es cierto que hay mil cosas y situaciones que nos llegan (como dos huracanes corridos, algo mínimo😂), no es menos cierto, que lo más difícil de enfrentar es cuando nosotros mismos nos repetimos historias de terror en la mente de porqué no vamos a poder hacer x o y cosa. El culto al “no puedo” está metido en nuestro ADN. Las excusas que nos ponemos (bien baratas en ocasiones), son la orden del día.

Claro que va a ser difícil, pero hello, fallarte a ti mismo es peor. Mereeee coño no! Eso no! 👎

Este año te invito a utilizar una gran herramienta: Carta Compromiso. Si! Tienes que escribirle una carta a Mism@, a ti. Una carta de amor. Una carta comprometiéndote a trabajar cada día en algo que adelante tu sueño. Una carta expresándote la fe que tienes en ti mism@ de que podrás enfrentar cada obstáculo que te encuentres en el 2018. Esa carta la vas a poner en un lugar visible. Le vas a tomar fotos y la vas a poner en todos tus dispositivos (celular, laptop, etc) y cada vez que se te olvide el rumbo la vas a sacar, la vas a leer y vas a recordar porquè empezaste.

Algo así.

Querida Misma:

Quiero que sepas que te amo y que entiendo que mereces lo mejor en la vida. Y porque mereces lo mejor en la vida, tenemos que cambiar y buscar enfocarnos en salir del estancamiento en el que llevamos. Eres talentosa y es cierto que no lo sabemos todo, pero vamos a buscar còmo capacitarnos en el 2018 para adelantar este gran sueño.

Hoy, me comprometo contigo a:

(Escribe tu sueño)

Cada día al despertar me levantaré con un corazón agradecido por la vida y por todo lo que tienes. Y al terminar cada día habré realizado una tarea que te lleve a adelantar tu sueño. Puede ser leer, ver un vídeo, tomar un curso (aunque sea online), escribir en el Journal, trabajar en el diseño, etc. Algo que por mínimo que sea te de la sensación y satisfacción de sentir que te vas moviendo a tu meta y no que estas estancada. Y cuando vengan momentos difíciles me comprometo a afrontarlos con valentía y a recordar que eso no me detiene. Talvez me cambia el ritmo, pero no me detiene.

Te amo Misma y hoy me comprometo contigo a ser la persona que quiero ser en el 2018.”

Tu carta puede y debe ser diferente, pero debe tener muestras de amor, apoyo y compasión genuinas hacia ti. Palabras firmes y metas claras.

Hacer tu compromiso para el 2018, es conectar.

Besos Parranderos☀️,

Misma

Tú Primero…

Tú Primero...
“Coloque su máscara de oxígeno antes de asistir a los demás”. Aviso de Seguridad de un Avión

 

Una de mis pasiones es viajar. En efecto, es casi una misión. Desde hace muchos años me propuse viajar y conocer nuevos lugares, culturas y personas. Y los que me conocen saben que me lo he tomado en serio. Hace unos días estaba de viaje y mientras repasaba las instrucciones brindadas por los asistentes de vuelo, se me ocurrió que teníamos que hablar de una de ellas particularmente. ¡Sí! Y dirás: “la perdimos nuevamente”. Pero ya verás que es lo más lógico del mundo. Una de las instrucciones más importantes es una que dice más o menos: “Coloque su máscara de oxígeno antes de asistir a los demás.” O sea, una de las medidas más importantes de seguridad es que usted tiene que cuidar de Misma(o) antes de cuidar a los demás. Su vida y su seguridad son vitales en un momento de emergencia. Y es totalmente cierto, si nosotros no estamos bien, no podemos ayudar a los demás.

A diario me encuentro con seres humanos espectaculares. Con un corazón de oro. Personas que son excelentes cuidadores de los demás. Madres que se desviven por sus hijos dándoles el mejor cuidado, alimentación, educación, los llevan a las terapias, a los juegos, le compran el mínimo detalle, etc. Esposas que son las compañeras ideales: la casa ordenada, la ropa hasta organizada por colores, la mesa puesta cuando su pareja llega, todo en orden y mucho amor para ellos. Hijos(as) que se desviven por sus padres que ya están mayores: los cuidados, la “doñita empolvada como una mayorca para que no se queme”, las comidas al día y por hora, sus citas médicas puntuales, las medicinas según la agenda. Pero… Ellos están desgastados. Sin dormir. Hace mil años que no visitan un médico. No comen. Y por ahí va por la vida: “la mamá de fulanito, la esposa de Pedrito, la hija de doña Inés”. Y Ana, Luis y Luz desaparecieron del planeta que ya ni el nombre les queda. Y yo los veo y mi corazón se parte en pedazos.

Y no me malinterprete. Es espectacular ser un buen padre, esposo(a), hijo(a), cuidador, profesional, etc. Todos los sombreros habidos y por haber. Pero sin olvidarse de Misma(o). Ahí es donde los seres espectaculares dejamos de ser tan espectaculares. Porque no puedes cuidar a otro si no te cuidas tú. ¿Qué va a pasar el día que tú faltes? Una de dos cosas: o la vida va a continuar y otro hará lo que tú haces (talvez no igual, pero lo hará). O simplemente esa persona de la que tanto cuidas va a estar perdida(o) sin ti porque nadie más va a poder hacer nada en la vida por el (ella) como tú. Es bueno ser chulita(o) con los demás, pero con la mejor persona que te tienes que portar es contigo.

La compasión y el amor para con los demás son excelentes virtudes. Pero nunca, deben estar por encima de la autocompasión y el amor propio. Saca tiempo para ti, tiempo para: cuidarte, alimentarte, descansar, hacer algo que te distraiga, leer, ir a tus médicos, etc. Al principio te sentirás extraño(a) y hasta culpable. Aun así, no dejes de hacerlo. Tu máscara de oxígeno está fundada en esas cosas que has considerado triviales ante las necesidades de los demás. Te aseguro que haciendo esto vas a poder ser mejor persona, madre, padre, hijo(a), cuidador(a), etc.

Esta semana, haz algo para ti. Comienza por algo sencillo y no te rías con lo que te voy a sugerir. Date un baño con un olorcito rico que te guste. Suelta el teléfono. Pide relevo a tu compañero(a) o algún familiar. En ese momento toma conciencia de lo que estás haciendo. Tienes que estar completamente presente. Se llama conciencia presente o “mindfulness”. Disfruta el agua, la temperatura, el olor, tu cuerpo. Hazte ese despojo que nunca te puedes hacer por la prisa. Y sonríe. Sí. Sonríe. Regálate tu mejor y mayor sonrisa. Ponte tu máscara de oxígeno y sonríe.

Porque soy espectacular, merezco mi amor. Reconocer que soy una prioridad en mi propia vida y que soy primero,; es conectar.

Un abrazo a mis soles espectaculares,

Misma